El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Opinión Reflexión

Libres de la igualdad

La búsqueda de una vida plena y feliz es el deseo del ser humano, podríamos mencionar todos los esfuerzos que realizaron antes y ahora, millones de personas a lo largo de la historia de las civilizaciones para llegar a ello o acercarse a la felicidad. Cumplir la meta, satisfacer los deseos de nuestro interior.

Recientemente estuve observando un documental del filósofo Alain de Botton, allí, exponía sobre la agitada vida norteamericana por conquistar el tan mentado “sueño americano”, lograr el estatus pleno, la cúspide social. La cima. ¿Cuál es la cima para cualquier persona en estos días? El éxito.

Lograr eso que deseamos es la cima impuesta por la sociedad más avanzada, en la que todos podemos lograr lo que deseamos, o eso al menos, es lo que creemos. Es cuestión de trabajo duro y disciplina, sin embargo, no es nada fácil llegar a la cima desde abajo y lo más difícil resulta en mantenerse allí, “no pasar de moda”. Mirar a aquellos que lo logran debe ser una inspiración para tocar con las manos lo que estamos buscando ansiosamente. Así la igualdad en la democracia estadounidense es un asedio constante, conquistar el poder no es tarea para espíritus débiles dicen los entrevistados por el filósofo en dicho documental. A pesar de ello, hay más cosas de por medio, y, por cada uno de los tantos exitosos, hay miles que no lo pueden conseguir, quedándose por el camino.

Elon Musk es otro multimillonario que a través de su trabajo en PayPal y luego en TESLA, ha conseguido llegar al éxito empresarial y convertirse en la actualidad en el quinto hombre más rico del mundo.

La igualdad nos permite alzar nuestras voces y ser participantes activos en la construcción de un país. Pero no solo es un derecho a expresar ideas y a cumplir la voluntad del pueblo. Alexis de Tocqueville se refiere a un desenfreno individual de expectativas que superan la realidad vivida, este pensador se refirió en su libro “La democracia en América” a este sistema creado y desarrollado por los primeros padres de la nación del gran país del norte y previó con gran exactitud, el posible futuro, comparándola con otras realidades, principalmente, la europea de aquellos tiempos.

Ocuparse en uno mismo y en conseguir todos los deseos personales, ver solo lo que a uno le compete y la posición que ocupa en la sociedad, es lo que vuelve al mundo menos libre y más obsesionado en ser igual a los que más tienen. Es un impulso de envidia que mueve al hombre de hoy. No lograr una meta es parte de la vida. Esta igualdad de oportunidades genera muchos pobres, y pocos ricos. ¿No era eso lo que buscábamos mencionar, quizás, entrever cuando nos embarcamos, analizando los pormenores de una reflexión en la que la felicidad debería estar del lado de nuestra paz y tranquilidad, y no, como ahora, en la esquina de la lucha por el dinero y el poder?

Jeff Bezos, dueño de Amazon, actualmente el hombre más rico del mundo, es el prototipo de éxito en el «sueño americano».

Al iniciar la nueva sociedad libre de las ataduras del antiguo régimen, Alexis visionó la enérgica carrera sin frenos hacia un futuro próspero. Cada día es luchar por obtener eso que otros tienen. Entonces cuestiona si la igualdad está por encima de la libertad y si es denigrante no poseer en gran medida, al igual que los ricos.  

Ambos filósofos nos llevan a reflexionar sobre nuestra vida y deseos. No es conformismo ni que esté mal el trabajar y esforzarse por salir adelante, triunfar en todo lo que nos responsabiliza como actores de una sociedad que clama por héroes financieros. El hecho de privarnos de la libertad, de vivir sin prejuicios, de sentirnos menos dignos que otros con mejor estatus, no debe limitarnos a una vida plena y a desarrollar una historia personal que nos acerque a la felicidad, a la paz y a la tranquilidad (aunque muchos dirían: paz y tranquilidad solo en la tumba, ya que ésa, no es la naturaleza del ser humano estadounidense; su materia principal es la lucha en todos los ámbitos, el que no lucha no merece vivir, también concluiría, ya que el mundo es un gran monstruo que traga sin remordimientos a los cobardes).

El filósofo Alain de Botton.

Debemos ser realistas de que no todas las cosas que deseamos pueden ser como queremos y eso, no está mal. Ser felices conscientes de que las expectativas no deben marcar nuestros pasos. No somos la sombra de otros ni estamos en esta tierra para correr y pisar cabezas. Estamos para ser hombres y mujeres libres e iguales, pero sobre todo libres.

Para ver el documental completo, aquí:

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *