LOS LEONES Y EL DESAFÍO LIBERTARIO EN PARAGUAY

LOS LEONES Y EL DESAFÍO LIBERTARIO EN PARAGUAY

Súbitamente se levantan las rejas de la caja especialmente construida para trasladarlos desde el frío y húmedo recinto que se les había otorgado en Rumania hace un par de lustros. Allá, Llevaban una vida rutinaria: Despertar, deambular por el pequeño espacio disponible, esperar que llegue la ración habitual, mirar a la gente que desde lejos los observaban, una que otra ida a inspecciones sanitarias, algunos coqueteos con el sexo opuesto y ya. 

Era todo lo que podían esperar de sus vidas. Ellos no sabían por qué, pero desde hacía un tiempo, las raciones empezaron a disminuir, el agua ya no se cambiaba, las paredes empezaban a perder pintura y deshacerse, los cercos metálicos a oxidarse, y ellos a adolecer, y las idas a las inspecciones sanitarias eran ya historia. Hoy al levantarse las rejas, se encuentran ante la inmensidad de la sabana, el sol brilla, el cielo está azul.

Hay miedo, confusión, dudas, todos sus movimientos son vacilantes, es que temen al cambio de habitad, tienen miedo a la libertad. Estamos hablando de una familia de leones que han sido rescatados de un zoológico de Rumania y ahora son liberados en un santuario ecológico en África.

Imagen fuente: https://www.periodicocubano.com/nunca-molestes-a-un-leon-enjaulado-video/

Pero esa misma reacción es la que particularmente creo, los paraguayos en su mayoría tendrán, ante la Libertad. Como la de Alex, el león, en Madagascar. Siempre esperando que los del zoológico lo rescaten, y le aseguren su filete diario.

Es que, desde nuestra independencia, y con todo lo que nos inculcaron nuestros padres y profesores, nos enseñaron lo glorioso de lo absurdo de las guerras, y a admirar a personajes con más sombras que luces, buscando una identidad nacional, desde entonces creemos que lo mejor que puede haber, es un Estado Paternalista y Sobreprotector. Hasta el punto de que a veces nos resulta casi imposible imaginar una vida sin Estado.

Una pregunta sencilla como ¿“Qué debe hacer el Estado” para mejorar la situación?, recibirá la respuesta de siempre: debe generar fuentes de trabajo, debe invertir en educación y salud, debe mejorar la seguridad.

O leyendo las publicaciones periodísticas nos topamos con esto:

El estado de abandono, la desesperanza, el pesimismo, la mediocridad y la situación agobiante que presenta la pobreza en el campo y sobre todo teniendo en cuenta el futuro incierto de los jóvenes rurales, debido a la ausencia del Estado, son situaciones propicias que están incubando en el campo «ideologías» que prometen «mejorar» las condiciones de vida de los compatriotas. (Abc Color, 2005)

Ese pueblo que se siente “olvidado”, se siente olvidado porque sigue esperando que alguna vez se manifieste la buena voluntad de los políticos. Aunque es consciente que, así como ellos, el político persigue sus propios intereses, inexplicablemente, espera que alguien, que asuma en algún momento el gobierno, sea diferente.

Los que ya están seguros de que ninguno será diferente, pues entonces, aspiran a ser parte del Estado.

Entonces, nosotros mismos pedimos por un Estado más fuerte, más grande, con más gastos en educación, más gastos en salud, más gastos en asistencia social, más gastos en modernizar la ANDE, etc., siendo que todo eso tiene un costo, es el sueño de todo burócrata, mayores presupuestos, que significan, mayores posibilidades de hacer negociados. Y quien paga somos vos y yo.

Pero el esperar que todo venga del Estado, no es exclusividad de los más pobres, grandes magnates se forman, crecen o se mantienen gracias a papá Estado. Estos son empresarios que viven a “costas” del Estado, hablan de “sector privado”, pero tienen grandes negocios cómo proveedores del Estado.

Así el Estado sigue creciendo, “habiendo generado un amplio sector público inefectivo y basado en el clientelismo con escasa capacidad de cumplir con su trabajo, impunidad para quienes violan las leyes pero cuentan con recursos, contactos o protección del partido, una reputación lamentable en el exterior como lugar donde hacer negocios o invertir, aumento de la delincuencia organizada.”.(https://www.usaid.gov/…/evaluacion_de_la_corrupcion_py_2008…

Ni siquiera pasa por la mente de nuestra gente, la idea de una mayor libertad económica, menores regulaciones o mejor sistema judicial. Reclamamos porque los legisladores no producen leyes, siendo que las leyes solo generan mayores estorbos a la libertad económica. Reclamamos ante la desigualdad social, vilipendiando al emprendedor, usándolo como chivo expiatorio para nuestros problemas.

Por lo tanto, el gran desafío que tiene el movimiento libertario en nuestro país, no se reduce a clamar por un Estado menor, si no por cambiar paradigmas. Y debemos ser conscientes de que el trabajo es largo.

Ya George Bernard Shaw decía que “la libertad significa responsabilidad; por eso, la mayoría de los hombres le tiene tanto miedo” y en el proceso de volverse libre de la autoridad, Erich Fromm dice, los humanos quedan con sentimientos de desesperanza, que no desaparecerán hasta que usen la libertad positiva y desarrollen un reemplazo para el orden que conocían antes.

Los leones que, al inicio de este artículo, habían sido sueltos en la sabana africana, no se los soltó sin un previo proceso de adaptación a la vida en libertad, ellos debieron aprender a cazar por si solos, a percibir muchos peligros de su nuevo habitad y a disfrutar de las bondades de ser el rey de la selva.

Ese es el desafío y compromiso que debemos asumir, buscar que el ciudadano medio perciba y comprenda que es él, el único responsable de sus actos, de sus elecciones en la vida.

Imagen fuente: https://www.elliberal.com.ar/noticia/97450/leon-africano-huidizo-ataco-nuevo-mudo-30-kilometros-sus-dominios

“La acción humana es una conducta consciente, movilizada voluntad transformada en actuación, que pretende alcanzar precisos fines y objetivos; es una reacción consciente del ego ante los estímulos y las circunstancias del ambiente; es una reflexiva acomodación a aquella disposición del ambiente que está influyendo en la vida del sujeto.” (Ludwig Von Mises)

Cómo dijo Paulo Freire, la educación solo tiene sentido como parte de un proceso por el cual la persona deja de ser un sujeto pasivo para convertirse en un sujeto activo.

Recién entonces percibirá la Libertad cómo una oportunidad para su propio desarrollo y no como una amenaza a su precaria comodidad.

Por Victor Ocampos

Víctor Ocampos

30 comentarios en «LOS LEONES Y EL DESAFÍO LIBERTARIO EN PARAGUAY»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.