El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Cultura Opinión

Otra Problemática con la identidad de nuestra cultura

El desplazamiento y posible desprecio hacia nuestra música paraguaya de parte de la juventud nacional, se ve reflejado cuando el modernismo que genera el consumir culturas extranjeras a través de la globalización, con los ritmos del momento, deshace el trabajo realizado por los grandes referentes de nuestras composiciones, a nivel internacional por lograr el reconocimiento de nuestra patria a través de sus costumbres y sobre todo su arte.

Escuchar funk, rock, pop, o cualquier otro estilo musical no está mal, pero tampoco está mal incluir un poco de lo nuestro al playlist, darnos el placer de apreciar el arte y la cultura musical de nuestra tierra.

Manuel Ortíz Guerrero.

Por muchos años y en su momento, grandes referentes han logrado el reconocimiento de la guarania y la polca paraguaya a nivel mundial, destacando así el estilo propio y característico de nuestra cultura. Pensemos brevemente en el momento en que estos dos estilos tan peculiares alcanzaron su máximo auge y apogeo popular, es decir, si comparamos como antes se escuchaba y cómo es ahora, notablemente nos daremos cuenta de que el consumir culturas extranjeras y ritmos del momento, han logrado desplazar nuestra tradición musical, y hasta para algunos descerebrados, llegar a detestar la música nacional.

Emiliano R. Fernández, Luis Alberto del Paraná, Herminio Giménez, Manuel Ortiz Guerrero, José Asunción Flores, y otros grandes forjadores y difusores del arte guaraní, se han destacado por sus composiciones y obras, además de propagarlas a casi todo el mundo, se han desvivido por llevar al extranjero nuestra Polca y nuestra Guarania. Esto no fue de la noche a la mañana, se tardó mucho tiempo en lograr el resultado esperado, y ahora, se realiza lo mismo, pero de diferente manera. Artistas reguetoneros o cumbieros del momento traen al país sus composiciones y son aceptadas por el público juvenil, tan fácilmente, que creen que pertenecen a un selecto grupo de conocedores del arte, pero no es así, si no conocen y valoran el arte paraguayo, poco o nada, saben de música.

José Asunción Flores.

Durante mucho tiempo han desaparecido composiciones de artistas paraguayos a excepción de su difusión a través de radios especializadas como Curupayty FM.

Se paga poco por derechos de autor y cualquier persona ajena al acto de la creación artística o artistas de medio pelo roban descaradamente las composiciones de los grandes maestros, adueñándose del acervo musical del Paraguay, negociando por monedas de poco valor, años de esfuerzo y sacrificio.

Obras poéticas de distintos autores, pertenecientes a los que hicieron de la música paraguaya, una atracción indudable por la afición internacional, como ya hemos mencionado en un artículo anterior.

Luís Alberto del Paraná y los Paraguayos.

Fomentemos la música paraguaya como corresponde, y valoremos lo que por legado es identidad nuestra como auténticos paraguayos e identidad de nuestra cultura, olvidando a aquellos que a pesar del engaño, nunca serán creaciones eternas de la genialidad artística.

Así que hoy es un buen día para recordarnos de nuestros grandes representantes musicales y desempolvar esos discos o casetes y acompañar la dulce melodía de nuestra gran riqueza cultural, con una rica cerveza bien fría.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *