El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Actualidad Estados Unidos Opinión

Por supuesto que Donald Trump no debe ganar

Soy de los que creen que en la reciente elección presidencial norteamericana se montó un fraude contra el actual mandatario, Donald Trump. Motivo por el cual es preciso que la Corte Suprema de este país se expida al respecto. Donald Trump, y lo he dicho no solo aquí antes sino también en los medios y en su debida oportunidad, no representa el personaje conciliador que muchos desearían.

Pero si nos ponemos en su lugar verán que, desde su elección en el 2016, cuando nadie creyó que ganaría, un movimiento político, social y de prensa, se fue contra él, lo denigró y difamó hasta el hartazgo; pues entonces se podrá concluir que no le fue fácil a Trump quedarse en el molde.

Fiel a su carácter, no le quedó otra alternativa que responder a los agravios que recibió desde que se conoció su elección en aquel año 2016 cuando desde el primer día le hicieron la vida imposible. Aun así, logró que en estos años de su mandato EE.UU. no ingresara en guerra alguna, redujo los impuestos, creó empleos, fue nominado al Nobel de la Paz (que nunca desde luego le darían) y recibió como nunca el voto de los inmigrantes latinos en esta última elección, en síntesis, mejoró las condiciones de vida de la gente.

Trump representa lo contrario al movimiento globalista mundial progresista de tendencia neo comunista que se ha instalado desde años atrás en la misma capital de esa gran nación, en Washington, donde los burócratas, políticos y seudo empresarios no cesarán en su intento de evitar que cualquiera se les oponga.

Ocurre que se encontraron con alguien que no deja su brazo a torcer y no solo porque es Trump sino porque él representa una idea y es la que está en la Declaración de la Independencia de este país, motivo por el cual no desean que vuelva a ganar y la explicación se encuentra en lo que dice aquel documento fundacional:

«Sostenemos como evidentes estas verdades: que los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de ciertos derechos inalienables; que entre estos están la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad».

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *