Oscar 2020, premiar la excelencia o parapetarse en lo «hollywoodense»

!Comparte!

Las películas que competirán por la estatuilla dorada en esta nueva edición de los Oscar son variadas y de diferentes índoles. Unas son fantásticas y otras históricas, algunas se convierten en meros trámites, o sea, cine para pasar el rato y otras, en obras maestras que deberán ser estudiadas por los eruditos y amantes del buen cine.

Interesante es desde todo punto de vista priorizar una visión sobre el posible desenlace pero mejor es, simplemente digerir los argumentos, los montajes, los guiones, las actuaciones, la fotografía y los efectos especiales como así también y ni qué decir, la dirección.

En este sentido mi opinión es notoriamente personal, pero no entendida, no pretende ser técnica pero hay que aclarar que en Paraguay, si bien es cierto, no existe la crítica, ni literaria, ni especializada en cine, es conocidísima la afición de ciertos fanáticos que se enlazan en la búsqueda estética que resuelva para los seguidores del cine contemporáneo bueno, (y no me refiero al que por lo general nos vende Hollywood), eso que les ayude a reemplazar la simple observancia que digiera críticamente lo más trascendental para entender y de esa forma, aprehender algo más y crecer como buen cinéfilo, es decir, que el alimento que entre por los ojos, nutra lo más recóndito de nuestros pensamientos y de esa forma, reflexionemos o simplemente, pasemos un buen rato.

Hablaremos de las que para mí son las mejores películas del 2019 y mencionaremos a las que están nominadas, que nos parecen humildemente necesarias para el pasatiempo pero no para la adulonería estética.

Parasite/Parásitos, la película del director surcoreano Bong Joon Ho es de manera categórica, la mejor de este 2019 que nos dejó hace poco más de un mes y nueve días, sin dudas, el guión, el montaje, la fotografía, la trama, las actuaciones y la dirección son ejemplares y no merecen reproches. Quizás, el hecho de no ser una película extranjera le quita puntos frente a otras, propias de Hollywood.

Crédito: Empire.com

El Irlandés, genial dirección como siempre de Martin Scorsese, el gran problema es la duración y la extraña circunstancia que hace que se convierta en una película para homenajear a grandes actores prontos a jubilarse antes que mostrar actuaciones de primer nivel en el mejor momento de sus carreras. Todo bien con la magia de Al Pacino, Robert De Niro o Joe Pesci y el genial reparto pero se trata de actores veteranos, de la tercera edad, justamente eso hace mella en el rigor histórico de la película. Otra cosa sería colocar a los actores en su mejor momento como en la famosa “Heat” donde se lucieron bajo la gran dirección de Michael Mann: Pacino y De Niro, ya en la perfecta madurez actoral.

Créditos: CineCiutat.com

Ello no contradice sin embargo mi posición sobre la necesidad de hacer mención sobre los actores nominados al rol de reparto como Pesci y Pacino quienes fieles a su categoría demuestran que esa época del cine de gánsteres, ya murió hace mucho. Le voy a Pacino como actor de reparto. Pero no me decido ya que Pesci también lo hizo muy bien. No temo represalias, de aquí saldrá el mejor actor de reparto.

1917. Excelente adaptación contada por el abuelo de Sam Mendes, éste director que se hizo famoso con la saga James Bond pergeñó un film que no rompe esquemas pero sí sorprende gratamente por la dirección, amén de las críticas infundadas por los detallistas de lo políticamente correcto, esta película tiene serias intenciones de ganar la estatuilla en Dirección y Mejor Película.

Fotograma de la película de Sam Mendes, genial montaje, evidentemente, la firme candidata a llevarse la estatuilla a la mejor película, después de Parasite. Crédito: Los Andes. com

Pero como estamos en Hollywood y ya triunfó en los Globos de Oro, puede que de sorpresas en otras categorías. 1917 y Parásitos son las mejores películas del 2019, sin lugar a dudas.

Joker. Genial película por donde se la mire, rompe un esquema mental que mucha gente asimiló sin querer queriendo a partir de la censura a la violencia en el cine, y tratándose de algo irreal, compromete al espectador preparado a dejar de lado las valoraciones enfermizas de la gente sin criterio y las fabulosas alabanzas de aquellos que no conocen el mundo de la DC Comics como así también las peripecias del Joker en ese maravilloso universo alternativo a la vida real que lo hacen ver como si fuera un dios enviado para demostrar a propios y extraños, que la violencia no se ha ido y que continúa allí, en lo más profundo de la psique de la mayoría de las personas “normales”.

Joaquien Phoenix, el gran candidato a llevarse la estatuilla a mejor actor. Crédito: RCN Radio.com

Fuera de ello, Joker no puede competir como mejor película con Parásitos y 1917, por una sencilla razón, esta gran obra es un monólogo efectivo y electrizante de la mente enferma y esquizofrénica del personaje que encarna el genial Joaquin Phoenix, quien debería llevarse la estatuilla, así como lo hizo con el globo de oro, pero como siempre, estamos en Hollywood y nadie puede entrever lo que pueda pasar con esta categoría, no es menos cierto, que en este punto no hay competencia para el bueno de Joaquin, afortunadamente.

La atmósfera deprimente que rodea las acciones es otro de los buenos ejemplos que pueden dar ese toque necesario para que este tipo de cine le gane la pulseada al bueno de Scorsese y probablemente lo consiga, ya que es la mayor nominada y podría llevarse al menos cinco.

Anthony Hopkins (Espalda) y Jonathan Pryce protagonizan un genial diálogo en «Los dos Papas», sin dudas una de las mejores actuaciones junto a Joaquin Phoenix, en el 2019. Crédito: La NUEVA Mañana.com.

Es una pena que Joaquin Phoenix haya realizado la mejor actuación de su historia porque Jonathan Pryce en el papel de Francisco en “Los dos Papas”, es impresionante, y no podría menos que decir que si Phoenix no estuviese, Pryce debería llevar el premio al mejor actor.

Érase una vez en Hollywood. El nombre mismo de la intención de Tarantino por homenajear nos demuestra que esta técnica muy suya y su cine repetitivo tiende a pasar de moda, (cuantas veces ya lo viene haciendo, afortunadamente para muchos, anunció que en breve se retira de la dirección).

Créditos: El Español.com

Nos retrotrae indefectiblemente a esas obras maestras de Sergio Leone, Érase una vez en el Oeste y Érase una vez en América pero aparte de la presencia de Di Caprio, que cumple con creces lo que se propone el director, no hay nada nuevo bajo el sol, así que no la catalogo como favorita para ganar premios importantes pero estamos en Hollywood y estamos acostumbrados a sus sorpresas.

Marriage Story («Historia de un matrimonio»).

Créditos: Publimetro.com

Película muy interesante que ya tiene una entrada en este medio dada por Rodolfo Sosa y que relata principalmente, por qué es candidata, pero también, por qué la nominación debe ser su mayor presea aparte de la genial actuación de la bella Scarlett.

Le Mans 66: Ford vs Ferrari.

Matt Damon y Christian Bale. Créditos: Biography.com

Si también podemos hablar de convidados de piedra en esta entrega de los premios Oscar no es menos cierto que cuando nos acercamos a ver esta película, con algunos atisbos de verdad para los seguidores de las carreras de autos, podríamos ponerla al nivel de Rush “Pasión y Gloria” que trató sobre la vida de Lauda y Hunt y aquella famosa batalla de egos y de grandes automovilistas. No se trata de corredores, se trata nada más y nada menos que de pioneros y por ello, deberá encantar y parecerle excelsa a los amantes de la historia del automovilismo. Magnold, director de la película, no se aleja demasiado de lo que conlleva realizar un biopic tan difícil sobre dos figuras rutilantes que desarrollaron el automovilismo y las carreras en el siglo veinte pero, ¿podemos afirmar que puede competir de igual a igual con Parásitos y 1917? Lastimosamente no. Pero es mucho mejor que Jojo Rabbit, (es como si comparásemos Goodfellas con la película de Kevin Costner «Water World») a la que ahora daremos un breve vistazo.

Jojo Rabbit. ¿Qué podemos decir de un niño con un amigo imaginario en el final de la Segunda Guerra Mundial? Qué justamente tenía que ser Adolf Hitler el amigo imaginario. Después, ¿hay algo más?

Créditos: Life and Style.com

El guión adaptado tal vez para el intento de comedia, desde luego, las actuaciones pueden ser consideradas interesantes para un film que sirve para pasarla bien y reírse. Algo peculiar es que no tiene nada de histórico, no tiene nada de verosímil, aparte que se convierte hacia el final en un alegato sentimentaloide sobre las atrocidades de los nazis y además, sobre que los malos siempre pierden al final y demás yerbas que la convierten en una copia defectuosa de la gran “La vida es Bella” de Benigni. No le doy mucha “polenta” en los premios, tiene muchos competidores mejores y capaz que haya sido nominada solamente por esa naturaleza intrínseca de Hollywood de burlarse de los nazis y alemanes y también de querer evangelizar al mundo con la disneylización del criterio de lo que debe ser contado y de lo que no.

Si el propio director Taika Waititi de la película comenta que le “asqueaba vestirse de Hitler”, ¿cómo ésta película puede ser considerada “seriamente” cómica? La mejor idealización cómica que se hizo en la historia fue la de Charles Chaplin y la mejor trágica, la de “La Caída”, aquella actuación deslumbrante e inigualable del gran Bruno Ganz, así que, no pierdas el tiempo pensando demasiado en ella, y considera, que es mejor pasarte riendo o llorando o asustándote por actuaciones que valen la pena ver y observar, de las cuales podés aprender algo, y no de la producción absurda de una representación lánguida y patética de la historia, que encima, no tiene gracia. Tal vez, esa sea la gracia de Jojo Rabbit, su inoperante des-gracia.

La película Mujercitas, una nueva adaptación del clásico de Louisa May Alcott que tiene ciertas esperanzas de pasar con más pena que gloria o en la más completa indiferencia en estos premios Oscar 2020, si es que la coherencia acompañó a los jurados en este mes. Crédito: Cines Filmax.com

Podemos agregar a todo esto que Scarlett Johansson ganará sí o sí como mejor actriz; además una mención especial a que mis dos candidatas a llevarse lo mejor y más deseado por los artistas son películas extranjeras, no realizadas por Hollywood, ello es su principal punto de apoyo que marca el optimismo de sus augurios pero también, representa su talón de Aquiles y el resto, bueno, no nos debe interesar. De Little Women («Mujercitas») no hablo, porque no la vi, ni me interesó hacerlo y dudo mucho que me interese hacerlo en un futuro. Intrascendente esta película aunque quién sabe.

Por último:

Esta entrega de los Oscar no tendrá presentador, como el año pasado, queda prestar atención a los galardonados en esta noche-madrugada y pensar si el paso está dado, para la universalización de la excelencia, están las fichas arrojadas y las categorías ya definidas, como sus premios, solo resta entregarlos, pero Hollywood esta semana decidió si sigue disneylizándose o si premia la excelencia.

Premiar la excelencia o parapetarse en la disneylización de lo políticamente correcto, he allí el dilema, ahí está el detalle.

!Comparte!

Gabriel Ojeda

Informacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *