El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Opinión Tecnología

¿Se antepone la tecnología como distractor ante la educación?

¿Cuántas veces hemos visto situaciones, o en otras incluso fuimos nosotros mismos quienes nos encontramos dando más importancia al uso del aparato celular antes que prestar atención a un docente que se encuentra intentando desarrollar su clase?

¿Nos hemos puesto a pensar que dicha acción es incorrecta, pero aún así, sin darnos cuenta de manera inconsciente, el uso de la tecnología se apodera de nosotros?

Cada día aparecen nuevos avances tecnológicos, innovaciones en los celulares, ya sean en nuevos programas o actualizaciones de las redes, lo que en mayor medida despierta el interés de los jóvenes en querer adaptarse a dichas mejoras, pero, ¿qué sucede cuando estos avances influyen en el desarrollo educativo de dichas personas?

Constantemente hemos oído que los docentes, se quejan del poco interés por parte de los jóvenes hacia el ámbito educativo, en el desarrollo de las clases. Vivimos actualmente, sin dudas, en una sociedad consumida por un pequeño aparato que estos consideran distractor en muchas oportunidades. Cada vez está resultando más difícil manejar la atención y concentración del estudiante, y como consecuencia, ésta desencadena los retrasos en el aprendizaje que conlleva a un fracaso educativo, tanto para el alumno y el profesor que lo está haciendo por vocación, y no por obligación.

Esta tecnología entonces se encuentra siendo un estímulo para la distracción, ya que los jóvenes necesitan dar una respuesta inmediata a las mismas, antes que anteponer su propio aprendizaje.

Sería bastante incorrecto decir que la tecnología de los aparatos celulares sólo genera perjuicios ya que por una parte, la misma, está abriendo puertas que antes eran impensables. Si bien en muchas circunstancias el uso de aparatos celulares son muy útiles al proceso educativo, sin embargo, estas por lo general, deben ser previstas y planificadas. Tanto profesores como alumnos aprovechan dicha herramienta para la mayor flexibilidad y rapidez en busca de las informaciones a ser desarrolladas en clase.

La tecnología ya está siendo parte de nosotros, por lo que tenemos que analizar cuál es el momento oportuno para utilizarla, y por sobre todo, saber valorar el esfuerzo por parte de muchos docentes quienes sin duda, se toman el tiempo de planificar sus clases, y resulta muy impertinente el estar abusando de tal tecnología en un momento que inconscientemente no nos damos cuenta que es inapropiado: ¡EN PLENA CLASE!.

Fuente Imagen: https://www.ciudadliberal.cl/?p=2640

Es importante entonces saber medir su uso, aprovechando dicho recurso de manera innovadora y creativa, no exagerada y abusiva. Todo dependerá de llegar a un acuerdo con el docente en el planteamiento de la clase, impulsando el desarrollo de las mismas para potenciar el proceso de aprendizaje.

En otros países que han planificado sus sistemas educativos con respecto al avance de las nuevas tecnologías de la información, se han dado cuenta con el tiempo, de las falencias que se generan con una política educacional, fundamentada, sola y exclusivamente, en la utilización de dichos avances pues la creatividad y la imaginación quedan totalmente relegadas a favor del “clic” deifico. 

Una herramienta no puede convertirse en el destino de nuestros sentidos, ni en la base fundamental de nuestros sueños y progresos. 

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *