¿Sexualidad o personas sexualizadas?

!Comparte!

Hace aproximadamente cuatro años, comenzamos a vivir la supuesta nueva ola de feminismo, que en realidad comenzó a mediados de los 90’, pero este tsunami destructor ha tomado mucha más fuerza desde la aparición del “ME TOO”, el “NI UNA MENOS” y la intromisión de los lobbies LGBT en las políticas de Estado; pero no crean que esto es culpa de los distintos colectivos sociales, ya que en realidad, forma parte de una estructura política en donde se ha denominado a la democracia como “HETEROPATRIARCADO CAPITALISTA” ,  y reconocen como la única solución al socialismo.

Sputnik Mundo

Se preguntarán, ¿Qué tiene que ver todo esto con el título de la columna?, pues bien, esta es la respuesta:

Esta década se ha encargado de ver a las personas como objetos totalmente sexualizados, pretendiendo crear más de 120 géneros, que ya se encuentran aprobados por la Organización Mundial de la Salud  (OMS), y la Organización de las Naciones Unida (ONU), esto más allá de intentar darle una personalidad a las personas que no se sienten identificadas con el sexo con el que nacieron, los individualiza y crean una brecha, así como distinciones ampliamente cuestionables entre individuos. Pasamos a ser objetos sociales, encasillados en distintas formas o desencasillándonos continuamente para sentirnos parte de algo, de un grupo, de una colectividad que en realidad no busca unidad entre todos, sino que pretende crear una enorme brecha entre todos.

Milenio

Desde mi experiencia personal y formación en sexualidad y educación sexual, esto no debería ser tan complejo, ya que esta “cuestión”, por llamarlo de alguna forma no debería afectar tanto las relaciones entre los individuos. Soy homosexual, y no me siento parte de los movimientos LGBT, porque he comprendido que no puedo forzar a las personas a que intenten encajar en la sociedad seleccionando un género, es decir; no se puede manipular la vida de una persona transexual indicándole que puede elegir entre el género fluido, la pansexualidad, el género no binario, y demás expresiones que se han creado, solo se está estableciendo un estado de confusión, en donde el individuo no logra identificarse con ninguna de las amalgamas de opciones que se encuentran a la carta, provocando trastornos alimenticios y psiquiátricos, como la depresión o el pánico, así como la ansiedad.

De la misma forma, no es menos cierto que existe una gran desventaja para las personas que no son heterosexuales, un ejemplo de ello es que gracias a las religiones, la homosexualidad es vista como un pecado, dando a entender que una persona decide su orientación sexual, se debe romper ese tabú, ya que los individuos no se levantan un día se miran al espejo y se dicen a sí mismos “DESDE HOY SERÉ GAY”, es más, muchos crecen con esa culpa y destruyen un futuro en donde pueden expresarse y ser quiénes quieran ser, sin tener en cuenta con quién se comprometen sentimentalmente y los genitales con los que nacieron.

La artista chilena Mon Laferte en los Grammys. TN.com

En Paraguay, aún hay mucho que trabajar en cuanto a los derechos de las parejas del mismo sexo, ya que actualmente no tienen espacios verdaderamente establecidos ante la justicia, iniciando por la unión civil, lo que no creo que se consigan con marchas y pancartas, sino que con verdaderos actos que reivindiquen la situación de estos individuos, por medio de actos sociales que rompan por completo los estigmas que están instalados desde hace años. Es que, ser homosexual, no implica dejar de ser persona.

Asimismo, hay que dejar de pensar que el único hombre valioso es el negro, homosexual, no puede ser que marquemos esas diferencias, ya que al intentar “defender” a las personas, las separamos  por razas y por sus preferencias sexuales, creo que el colectivo común tenía pensado que las diferencias raciales era un tema superado en los años 60’ y 70’, pero al parecer, algunos movimientos sociales insisten en que debemos acabar con las razas  y exponen a estas personas como una minoría sufriente. ¿Por qué hacer eso?, para conseguir adeptos en sus políticas sociales.

cronicadigital.cl

Además, es horrible que traten a todos los hombres como potenciales violadores, esa es una de las mayores falacias del espantapájaros, no porque un hombre heterosexual haya abusado de un individuo, quiere decir que todos los hombres somos así.  Sería lo mismo decir que todos los violadores son pederastas o que la pederastia solo se encuentra en la iglesia católica. MENTIRA.

Las personas tienen que tener en cuenta que la persona que comete un acto de violación, no lo hace solo por la excitación sexual sino por el deseo incontrolable de mostrar poder sobre la persona sometida. Es decir, va más allá del sexo.

En otra línea, se debe comprender que la pedofilia no puede ser considerada una orientación sexual, como algunos colectivos feministas y LGBT intentan imponer en Canadá, así como en algunos países de Europa. La pedofilia es el mayor de todos los pecados de la humanidad, teniendo en cuenta que desde la vulnerabilidad de un niño o niña, se aprovechan de los mismos y manipulan sus sentimientos dejando traumas de por vida.

La Prensa.

Para culminar me gustaría dirigirme a los colectivos feministas, que sobreprotegen a las mujeres y más que nada las trata de inútiles dándoles ventaja en todas las áreas en donde puedan, un ejemplo claro es, que en varias universidades de España dan becas completas a las mujeres en el primer año de cualquier carrera que se expanda hacia las ciencias naturales o exactas, esto más que una oportunidad, aparentemente muestra que las mujeres no tienen el suficiente coeficiente intelectual como para valerse por sí mismas e ingresar por sus méritos.

De la misma manera, si lo piensan bien, la ley de la paridad, que refiere que la misma cantidad de mujeres y de hombres deben estar en trabajos del Estado, ya sea el Senado, la Cámara de Diputados o los ministerios, alcaldías, municipios y demás, es totalmente estúpido, porque proclama que la MUJER, debe ser parte de esos trabajos por ser mujer, y no así por sus estudios, trabajos en la sociedad o los méritos que adquiera con los años, sino que deben ser electas por sus genitales, y no así por sus capacidades intelectuales.

En Paraguay existen millones de mujeres capaces de llegar al poder, pero no por la ley de paridad, sino que por el trabajo que han desempeñado por mucho tiempo. Un ejemplo claro en estos tiempos, es la ministra de la Niñez y Adolescencia, Teresa Martínez, quien tras su ardua labor como fiscal anti-trata de personas, ha conseguido destacar y lograr un gran trabajo en su actual cargo.

www.alertanacional.es/

Podría escribir mucho más sobre la sexualidad, pero espero que en primera instancia este texto pueda ayudar a comprender situaciones que nos negamos a ver y comenzar a trabajar por la tolerancia y la igualdad de las personas, más allá de cualquier.

Contemplar al individuo como un ser que siente, ama y tiene derechos.

Atte.

Un puto facho

!Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *