Un payaso menos en el circo

!Comparte!

Jueves 28 de noviembre, día de regocijo.

Ya hace tiempo el senador Paraguayo Cubas dejó de ser del agrado de una gran cantidad de paraguayos, lo cual, ya era necesario que dejen de admirar al primer patán y ególatra, autodenominado “voz del pueblo», que por cierto… ¿Por qué en este siglo todos se denominan voces de la mayoría?

Qué locura.

En la tarde del pasado jueves, la cámara de senadores aprobó la expulsión de Paraguayo Cubas, o mejor conocido como Payo.

Por supuesto, el motivo fue el mal uso de influencias, tema ya bien conocido entre los senadores, los cuáles son expertos en el abuso de ellas. Pero volvamos a Payo, a todo esto, el excelentísimo legislador dio paso a su expulsión al ir a atacar a policías argumentando – como ya es usual—tonterías y actuando de manera vandálica.

Pero mi pregunta es, ¿Tenía este señor que llegar a esto para que fuese expulsado? ¿Acaso ya no era bastante con sus prolongadas discusiones en la cámara de los también excelentísimos senadores?, que dándole un poco de mérito, las acusaciones y ofensas verbales no fueron más que la verdad.

Podríamos suponer varias teorías del porqué Payo actuó de esa manera, tal vez, su idea de revolución va más allá de nuestra comprensión y todos estos actos no son más que una ayuda hacia nuestra oprimida sociedad que no goza totalmente de su democracia, o tal vez, es un idiota con altas ínfulas y una notable megalomanía.

Lo cierto es que, al fin de cuentas, aún actuando de manera incoherente el ex senador consiguió que un pequeñísimo grupo vaya a manifestar su molestia hacia su expulsión. ¿Eran estos los mismos “inútiles» que Cubas expresó que no querría representar como presidente?

Porque claro, algo que todos suponían es que el ex senador desde el principio ya tenía intenciones de llegar a la presidencia, pero para nuestra suerte, nuestra inutilidad impide que el señor Paraguayo Cubas tenga la intención de ser el Dictador de nuestra humilde nación.

Foto: Raúl Cañete. ultimahora.com

Senadores vienen y van, otros se van más lejos, aislados y por años. De momento veremos qué sorpresa nos trae el reemplazo de Cubas, ¿Otra desgracia más?

Ya veremos.

!Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *