Un Real Madrid que emociona

!Comparte!

Real Madrid. El club más grande del mundo. El más ganador. Todas estas palabras se nos vienen a la mente al hablar del conjunto de la casa blanca que en el último tiempo perdió el título de intocable en el fútbol y fue sometido por equipos que a lo largo de la historia siempre fueron inferiores. Hoy el conjunto madridista trata de darle un golpe al destino, que en los últimos años ha sido demasiado duro.

El martirio madridista arranca con la partida de Cristiano Ronaldo a la Juventus, dejando sin un «extraterrestre» en el campo de juego a favor de los merengues. Luego de que le haya dado tantos resultados, como por ejemplo, el hito de conseguir la Copa de Europa en tres ocasiones de seguido, pero tal como la vida, el fútbol debe continuar, la pelota sigue girando y esto es algo que Florentino Pérez no vio venir. La antorcha quedó en pies de los Benzema, Kroos, Modric, Isco y Bale que por más buenos que sean, no te dan la resolución que el portugués otorgó por tantos años al conjunto blanco.

El Madrid en la temporada post Cristiano supo soportar demasiadas humillaciones, incluyendo terminar tercero en una liga que dominó desde siempre, eliminado de local ante el Ajax por Champions League con goleada en contra incluida y eliminado sin pena ni gloria en Copa del Rey; jugando más de la mitad de la temporada solamente para cubrir calendario.

Pero no hay mal que dure cien años, valga aclarar que cuando llegás a lo más profundo del fondo solo te queda una opción, escalar hasta lo más alto sin importar cuánto cueste y el Madrid sigue buscándolo con gente que ama el club, como Zinedine Zidane, quién luego de obtener tres copas de Europa ya no tiene nada que probar como entrenador en la casa blanca pero su amor por el Real Madrid lo hizo agarrar un mástil incinerado y tratar de salvarlo… o quemarse en él. A la llegada del francés, se sumó el belga Eden Hazard, quién por años suplicó llegar al club de sus sueños y al fin se le dio, para encabezar la operación retorno del conjunto a los primeros planos de Europa.

Hoy el Real Madrid es un equipo combativo, qué no goza de los aniquiladores del área, de los genios que en un solo segundo pueden cambiar un partido; hoy el Real Madrid se humanizó, no juega quién no se esfuerza, no juega quién no esté dispuesto a dar la vida por el compañero, razón por la que Gareth Bale, de mayor definición que el promedio de jugadores no tiene cabida, le falta lo que le sobra al resto, corazón madridista.

Ahora el equipo de Zizou cuenta con guerreros que dejan el alma por el escudo y quién no esté de acuerdo con ese estilo de vida tiene toda la libertad para irse. Vemos a un uruguayo aguerrido como Federico Valverde, capaz de recorrer cada centímetro de la cancha durante noventa minutos y no cansarse al defender el escudo, tenemos a los Luka Modric, Toni Kroos, Isco Alarcón, Karim Benzema quiénes han dejado de lado un complejo de ídolos merengues y se entregan en cada partido como si fuera el primero que disputan con la camiseta más grande del mundo. Vinicius Jr. que aún con miles de defectos, en su sangre corren sentimientos madridistas de pura cepa, este jugador tiene una capacidad de levantarse de las caídas de manera rotunda que asombra a propios y extraños.

En la actualidad Barcelona tiene a Messi, PSG a Neymar y Mbappé, Liverpool a Salah, el Manchester City a De Bruyne y Agüero y el Real Madrid, bueno, ellos tienen a once animales que salen a luchar en el campo de juego sin importar el marcador final a cada aficionado que pagó una entrada para verlos, lo hacen hasta de manera conmovedora y ante el rival que sea.

Por eso la derrota ante el Manchester City no caló profundo, porque el equipo se desató y así de emocional como es, el contexto no lo ayudó y terminó sucumbiendo pero sin nunca perder la fe de que en Manchester y malherido, saldrán en busca de una hazaña de tintes épicos. Por ello, la conexión especial entre afición (donde incluso estuvo Cristiano Ronaldo) y jugadores en el clásico en el que un equipo normal, y sin nadie que salga del libreto, aplastó a un Barcelona que goza de Lionel Messi, el mejor jugador del planeta.

Actualmente éste es el Real Madrid de Cuortois, Ramos, Marcelo, Valverde, Isco, Vinicius, Benzema y compañía. En la cancha se ven los perros dice un viejo dicho y hoy da la sensación de que nadie se lo va llevar de “prepo” o de “macho” al Real Madrid de Zinedine Zidane.

!Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *