Una realidad distinta…

Una realidad distinta…

Finaliza el campeonato con un merecido tetracampeonato por parte del Club Olimpia. Un club que desde hace varios años viene trabajando de manera seria y ordenada en pro de logros deportivos, y consecuentemente logros financieros. Y así nomas le va. Disfrutando de la indiscutible obtención del título y proyectándose para afrontar la ardua agenda del año que viene. Tal es así que ya se hablan de cuatro refuerzos de jerarquía para el 2020: Víctor Ayala, Robert Rojas y Derlis Gonzales, jugadores exquisitos que indudablemente van a aportar mucho para la consecución y afrontacion de la Copa Libertadores de América del año que viene.

La realidad es totalmente diferente en la vereda del frente. Desde la asunción de Raúl Zapag como presidente de Cerro Porteño, el ciclón hasta ahora no disfrutado de la dulce miel de un campeonato. Lo más preocupante para el hincha cerrista es que ni él, ni su comisión directiva ni siquiera están buscando el rumbo para que el gigante de Barrio Obrero pueda salir del fondo en el cual está sepultado desde hace dos años – recordemos que la última vez que el ciclón dio la vuelta fue en el clausura del 2017- y por supuesto esta situación mantiene enervada y frustrada a la masa azulgrana. Mientras los franjeados está abombados de festejos, los azulgranas están embarrados en lamentos.

Por su puesto que las pésimas campañas que ha tenido el ciclón en los últimos años trae sus consecuencias deportivas y también políticas. Actualmente la sociedad azulgrana está dividida entre los que aun bancan la gestión de los Zapag y quienes piden despiadadamente su cabeza. Dadas las circunstancias, un campeonato mas del archirrival, las tibias declaraciones de los Zapag y la deuda de 25 millones de dólares que tiene el club hacen una miscelánea perfecta para que el hartazgo del hincha azulgrana quiebre abruptamente.

Precisamente el 23 de diciembre se realiza el balance en el club. La tendencia que se siente a través de las redes sociales es que los socios del ciclón aparentemente van a rechazar el balance de los directivos, y no es para menos. Desde el punto de vista objetivo si es que los Zapag van a seguir con discursos tibios y baratos, es mejor que entreguen el saco a alguien a quien le calce.

No estaría de más que el presidente de Cerro Porteño deje la terquedad y la soberbia de lado, y copie el ejemplo de su par franjeado, quien a pesar de todo el show mediático y polémico que pudo generar en varias ocasiones, ha sabido acertar el rumbo para su club, y de esa manera a base de un trabajo bien planificado y silencioso, supo encontrar el camino que lo lleva a la gloria.

Caso contrario se vienen más frustraciones e humillaciones para el hincha de cerro, quien al fin y el cabo es el que más sufre, y  que en varias etapas de la rica historia del fútbol paraguayo ha sabido levantar copas. El hincha azulgrana no merece ser manoseado como es manoseado por los Zapag. El Ciclón de Barrio Obrero algún día debe despertar.

Héctor Giménez

Un comentario en «Una realidad distinta…»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.