¿Una sociedad cada vez más violenta?

!Comparte!

Si bien la sociedad cada día va concibiendo avances en la tecnología, conocimiento, ciencia, nuevos descubrimientos que constantemente van marcando nuestra evolución como seres humanos, no obstante cada vez se encuentra considerablemente desplazado por los hechos de violencia, estimando incluso que estamos en un proceso de retroceso, en donde nos comportamos con relación a características de primates en el pasado, actuando tan solo por instinto, sin uso de la razón.

Maltratos, agresiones físicas y psicológicas, verbales, sexuales, homicidios e incluso torturas, guerras, terrorismo, secuestros, revoluciones, acciones que indistintamente del tipo de violencia que sean, es un medio que en una sociedad que se considera civilizada, ya debería de estar perdida, pero cuando los intereses económicos o territoriales se encuentran en tela de juicio, el campo para la diplomacia está completamente minado, y el efecto de la fuerza, considera que la razón estará de parte de los que tengan más recursos para desarrollar la tecnología necesaria para ganar dichos conflictos de manera más rápida, pero con las consiguientes cifras en pérdida de vidas humanas que siguen en aumento.

Más allá de considerar que poseemos un instinto agresivo que nos impulsa a actuar ante el miedo o la agresión, haciendo frente al peligro, instinto que suponemos que compartimos con los animales, deberíamos recordar que somos seres pensantes, racionales y evolucionados.

“Desde la más remota antigüedad, los hombres se enfrentaron entre sí por diversos motivos. La humanidad ha experimentado miles de guerras, y en todas ellas se han usado armas más poderosas que la fuerza humana. La historia de la humanidad es una historia de guerras y conquistas, donde el más fuerte se impone al más débil. La violencia existe desde siempre; violencia para sobrevivir, violencia para controlar el poder, violencia para sublevarse contra la dominación, violencia física y psíquica”.[1]

Como individuos tenemos cierta tendencia a permitir que nuestros sentimientos gobiernen nuestras acciones, que ponen en manifiesto el riesgo de la integridad individual. La violencia es una cuestión compleja de abordar, debido a los amplios conceptos, causas o soluciones que se intentan dar a dicho asunto. El famoso psicólogo Steven Pinker en una entrevista menciona: “El declive de la violencia y sus implicaciones, es que la época en que vivimos es la menos violenta y cruel de cuantas ha conocido la humanidad a lo largo de la historia en todos los ámbitos imaginables: la familia, la ciudad, las naciones, la esfera de las relaciones internacionales. Según Pinker nunca ha habido menos guerras ni genocidios, nunca menos represión o terrorismo que en nuestra época, de la misma manera que jamás han sido tan bajas como lo son hoy las posibilidades de que los seres humanos sucumbamos a una muerte violenta. La entrevista tiene lugar en el elegante comedor del hotel Savoy, uno de los más exclusivos de Londres.” [2]

Imagen: Issa, un niño de 10 años, transporta un proyectil de artillería en una fábrica de armas del Ejército Libre Sirio en Alepo, el 7 de septiembre de 2013 (Reuters).

Mientras la humanidad siga recurriendo a la violencia para resolver los conflictos, no habrá seguridad y mucho menos paz, cada vez se va agudizando, no se apelan a las garantías con respecto a los derechos humanos, no se frenan dichas cuestiones, lo que conlleva a una repetición constante de las mismas.

De nuevo Pinker tiene algo que decir en el mismo reportaje explicando la diferencia existente entre la visión trágica y la visión utópica; en la primera “la naturaleza humana es aceptada con sus lacras y defectos”, mientras que en la segunda “la visión utópica la niega”.

A esta pregunta de Eduardo Lago, responde:

“Fue Edmund Burke, un político conservador británico, quien primero articuló la idea con claridad, y más recientemente ha vuelto sobre ello el economista e historiador de las ideas norteamericano Thomas Sowell…, también conservador. Las cosas son más complicadas. El hecho de que yo crea en la existencia de una naturaleza humana no me convierte en conservador. Creo que estamos dotados de un aparato cognitivo de signo abierto capaz de concebir ideas nuevas acerca de cómo organizar nuestras vidas. Hemos creado instituciones como los Gobiernos, todo cuanto guarda relación con la literatura, numerosas formas de conocimiento, instrumentos como la prensa, las bibliotecas, las universidades y otras muchas manifestaciones del temperamento humano. Creo que la idea de progreso es compatible con la creencia en la existencia de la naturaleza humana”.

Y más adelante sobre este punto:

«Hay que tener en cuenta, además, que Kant sí creía en la existencia de la naturaleza humana, con todos sus defectos. Sus argumentos a favor de la paz resultan valiosos precisamente porque no son románticos ni éticos. No decía: “La paz es buena, por tanto, seamos pacifistas”. Era perfectamente consciente de que para alcanzar la paz es necesario implementar un sistema que reduzca los incentivos que arrastran a las naciones a la guerra. No sirve de nada transformar mi espada en un arado si mi vecino no hace lo mismo, porque en ese caso estoy abocado a convertirme en su víctima. Kant era lo suficientemente cínico como para comprender que el pacifismo unilateral no lleva a la paz…Kant defendía la idea del comercio como vehículo de paz. Si tus intereses están entremezclados con los de tu vecino el riesgo de enfrentamiento disminuye…Lo esencial es que comprendió que la solución para acabar con las guerras era estructural, no ética.» [3]

En consecuencia, deberíamos seguir favoreciendo la búsqueda constante de resoluciones pacíficas a los conflictos generados, a pesar de la postura polémica de Pinker, el mundo se divide en dos partes, necesariamente, a mi modo de ver, una de ellas vive de manera pacífica y la otra, en constante guerra, sólo que los medios de comunicación, por lo general, en última instancia son los que deciden poner sobre el tapete de la actualidad, la “otra cara de este mundo que no queremos ver ni sufrir”.

Editado y corregido por GO.


[1]https://acabaconlaviolencia.wordpress.com/2013/04/17/konrad-lorenz-instinto-de-agresividad/

[2]https://elpais.com/cultura/2012/11/09/actualidad/1352470952_766370.html

[3]Ibíd.

!Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *