¿Validación antes que salud?

!Comparte!

La real academia española de la lengua define el término Transexual o Transgénero como: dicho de una persona que se siente del sexo contrario y adopta sus atuendos y comportamientos, así como una persona que mediante tratamiento hormonal e intervención quirúrgica adquiere los caracteres sexuales del sexo opuesto. Partiendo del concepto de que la identidad sexual es algo diferente para cada individuo y que las ideas plasmadas a continuación no se basan en el debate de si una persona transgénero es o no del sexo al cual hace una transición.

En los últimos años, específicamente 2018 y 2019, el tema “transgénero” se ha vuelto recurrente, “trendy” como todo lo relacionado a la comunidad LGBT+, hecho que no representa necesariamente algo negativo cuando las diferentes plataformas se utilizan de manera productiva y con el propósito de aportar algo positivo a dicha comunidad, pero como la ola de la atención no llega siempre al emisor de dichos mensajes a consecuencia del positivismo, ciertas personas optan por crear una corriente especifica de ideas descabelladas que son divulgadas con palabras bonitas, conceptos médicos totalmente falsos y argumentos que simplemente son absurdos desde cualquier punto de vista.

En primer lugar, como ejemplo claro, se encuentra la comunidad de mujeres transexuales que proclaman tener un ciclo menstrual, este grupo surge alrededor del 2018, y cuenta con mayor cantidad de miembros en Estados Unidos, se valen de las redes sociales para difundir que tan doloroso y frustrante les resulta tener que enfrentarse a algo nuevo para ellas como lo es el sangrado mensual propio de las mujeres, declaran estar “sincronizadas” con mujeres a su alrededor y portar en todo momento toallas higiénicas para su protección, ojo, no se trata de personas que estén fisiológicamente preparadas para este proceso, teniendo en cuenta que existen personas que nacen con condiciones físicas que dan como resultado el sangrado, sino mas bien individuos que ya pasaron por un tratamiento hormonal, cirugía o ninguna de las dos anteriores pero proclaman ser del sexo opuesto, cabe aclarar que a través de ningún proceso quirúrgico, ni siquiera el proceso hormonal a temprana edad, es posible el ciclo menstrual en un individuo biológicamente masculino.

El problema recae no necesariamente en las creencias de poder o no pasar por el ciclo menstrual al tratarse de un tópico que de ser manejado de forma privada no representaría molestia alguna, el problema se establece al crear una comunidad en internet e influenciar de esa manera a jóvenes en el mismo proceso de transición, que quizás por la presión y deseo de “encajar” proclamen pasar por las mismas experiencias, sin mencionar la imagen que estos tipos de comportamientos deja en la comunidad que representan.

La necesidad de validar su condición es palpable y el negativismo de ignorar las diferencias existentes no es constructivo, la cultura del copiar-pegar está instalada en la sociedad se quiera o no, lo que hace de este tema una realidad inminente para nuestro país.

Esta problemática conlleva un sinfín de ramificaciones, en todos los aspectos de la sociedad, pero uno de los aspectos más importantes es la salud, la frase “las mujeres transexuales son mujeres, punto” ha recorrido las redes sociales una y otra vez estos últimos años, en posters, remeras, y todo tipo de artículos comercializables, y, si bien no está de más volver a mencionar que ese no es el punto que este escrito aborda, a raíz de esta frase la ola de supuesta “inclusión” se aprovecha de la ignorancia y utiliza como escudo el argumento de dar lugar a todos por igual, lo que es sumamente peligroso cuando se habla del bienestar físico de un individuo.

Recientemente la sociedad canadiense contra el cáncer (Canadian Cancer Society) instaló una página web para mujeres transexuales apuntando a que se hagan pruebas para diagnosticar cáncer de cuello uterino o cérvix uterino, cuando no existe tal parte corporal en una mujer transexual, es decir, biológicamente un hombre.

Este tipo de campañas son sin duda alguna producto de un deseo desesperado por demostrar supuesta inclusión a la comunidad en cuestión, arriesgando de esa manera su salud física y mental, o se trata simplemente del deseo de dinero con falsas máscaras de empatía , porque sería doloroso creer que un profesional de la salud sostenga firmemente que dichos exámenes son de alguna manera productivos, es importante ver mas allá de la percepción colectiva y centrarse en la salud del individuo, con estos proyectos solo se entorpece el trabajo de grupos que verdaderamente están dirigidos a establecer el bienestar de la comunidad transexual y aquellos que la apoyan.

Fuente de imagen: https://www.google.com/amp/s/es.globalvoices.org/2019/01/17/primera-marcha-del-orgullo-transgenero-busca-romper-estereotipos-en-pakistan/amp/

!Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *