Vencimos al Covid-19

Vencimos al Covid-19

Lastimosamente, muchos no salen vivos para contar su historia ante esta difícil experiencia. Amigos y conocidos que se van. Incluso desconocidos en los hospitales que se vuelven familia porque estuvieron para apoyarnos. Quienes de un momento a otro echan en llanto, lo que ya suponemos que significa. Cada pérdida duele, cada momento en el hospital se vive en carne y hueso, cada pregunta se teme, cada lamento cala hondo.

Y por supuesto, cada muerte vale, porque antes fue una vida. Que no te mientan, no tenemos que agradecer nada a nadie por hacer algo que nos corresponde como derecho. No tenemos que arrastramos por el piso para tener esos medicamentos que necesitamos.Que ningún hurrero salga a decir que tenemos que agradecer a Mario Abdo Benítez, alias «Marito de la gente» porque en ese momento «solo habían 3000 caídos». Como unas 7 veces el Ycua Bolaños. Esto es Paraguay señores, y no nos merecemos esto. Me gustó algo que me dijo un compañero en las manifestaciones, «Los jóvenes somos el presente de este país, no el futuro».

Sobre la lucha en las calles, habrá gente que piense que de esta forma expuse a mi familia, incluso mis padres me acompañaron. ¿Pero saben qué? Esa satisfacción de que una vida siga latente, porque se consiguió el Midazolam en la farmacia del hospital de calle’i, lo vale todo. Fue cuando los paraguayos estuvimos en las calles que llegaron los cargamentos de Atracurio y Midazolam. Y seguimos en la lucha desde donde estamos.

Agradezco de corazón a mis amigos y familiares que estuvieron ahí sin soltarme la mano, a los que se hicieron mis amigos en este trayecto y me guiaron cuando no tenía fuerzas. Al personal de blanco del hospital de calle’i y la cimee, quienes se encuentra al frente de batalla.Sigamos orando por la salud de Paraguay y del mundo. Por el amigo y médico Gustavo Yore quien hizo sacrificios en el ejercicio de su profesión, por mi tío Héctor Bogado quien llevando comida a los hospitales contrajo el virus hace unos días.

No tengamos miedo, el miedo es peor que la enfermedad al decir de mi papá. Para los que creen y los que no, seamos unidos, porque solo así podremos vencer en esta batalla.

Camila Vega

Estudiante de Periodismo en la Universidad del Norte. Escritora y lectora, amante de la música. Colaboradora en el Periódico Académico El Parlante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.