Y siguen los escraches

!Comparte!

Jueves, 14 de nov.

Ya van siendo varios días en que un grupo de personas se situaron frente a la residencia de la ministra de la mujer, Nilda Romero.

El motivo; los excesivos casos de feminicidio en el país.

Una de las integrantes de este selecto grupo de “defensoras de todas las mujeres”, comentó al cronista que “la ministra no hace nada para detener los feminicidios masivos, que no controla a esa gente que está en la plaza y son todos “los asesinos” de las mujeres” y que ella, “la voz de todas las mujeres asesinadas y maltratadas estaba cansada de ser víctima de esta ministra que nada hace por la feminidad”.

Entre griteríos y exigencias se escuchaban dos exclamaciones muy particulares..

Queremos la renuncia de la ministra por el mal uso de dinero del Estado.

Ojalá sea a tu hija a la que violen para que sepas lo que es.

Me pregunto, ¿existirá la lógica en estas personas?

¿Cómo es que pretenden que la ministra evite los asesinatos e identifique a todos los posibles agresores? ¿Cómo la ministra va a pedir el arresto de la gente que está en la plaza por el sólo hecho de ser “posibles agresores»?

Es irrefutable el hecho de que en estos meses hubieron varios casos de feminicidio y no es que se esté haciendo caso omiso de los temas; es tratar de sobrellevar todos los casos y encontrar alguna posible solución a la problemática. Aún me cuestiono, cuál podría ser, los homicidios ocurren todos los días y nunca se puede saber antes de tiempo quién puede ser el agresor y quién la víctima.

¿Cuál es realmente la causa del vandalismo de estas personas? La renuncia de la ministra por la mala utilización de bienes del Estado, —lo que puede ser posible, pero no es el punto que se resalta—  o ¿el Ministerio de la Mujer no está haciendo nada para ayudar a las víctimas y posibles futuras violentadas?

Y porque sólo atacar al sector ministerio y no a los oficiales de policía que mayormente reciben denuncias de abusos y maltratos y hacen la vista gorda, como es común. No en todos los casos, pero ocurre.

Este grupo de mujeres que son la voz de las que ya no están, ¿tienen la necesidad de ser tan agresivas verbalmente? Cuando lo primero que rechazan la agresividad, sin embargo, la verbal, es el comienzo de todo, que es justamente lo que más se escuchó en el escrache y por supuesto, ese tan malévolo deseo de una mujer “defensora» hacia otra, que indiferentemente si está obviando algunas situaciones no se merece tanta maldad y para colmo, para una hija. Una mujer.

Fuente: La Nación

Cómo se lidia con tanta hipocresía de un solo grupo de personas, es la pregunta esencial.

Todos estos grupos de personas que son las “voces» de los demás y representantes de todas las mujeres no son más que la muestra viva de la falsedad y egoísmo de ciertos sectores.

Hablan de estadísticas y porcentajes de víctimas, pero sólo las víctimas que son de interés.

Hay muchas de otra clase o género, un niño hace poco falleció tras recibir una bala perdida y la consternación de la familia es grande, sólo sus familiares fueron a exigir justicia ¿y los grupos defensores y voces de la humanidad? ¿Dónde están? Niñas en el interior que constantemente sufren de todo tipo de abusos y que no tienen la posibilidad de denunciar, pero todos lo saben y no dicen nada, porque esta es la “costumbre” de esos lares: ¿Dónde están las aliadas defensoras?

No están. Están sólo y únicamente en los lugares donde algún tipo de beneficio podrán conseguir, porque en evidencia quedó, que esta protesta, no es más que una cortina de humo para sacar de su puesto a la ministra, a la que no defiendo, pero tampoco jamás apoyaré la estupidez de estos grupos.

Ya no sorprende, todos conocen sus mañas, su forma de actuar para conseguir justicia, pero la justicia debe de ser para todos y todas. Su ideario es bien conocido y sus conductas, distan mucho, de ser pacíficas.

Para los que ya no están y los que aún permanecen.

!Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *