El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Análisis Política

¿Qué hace mejor a un líder? ¿Alguien que es temido o alguien que es amado y querido?

En todos los aspectos de la vida nos encontramos en situaciones en las que debemos tomar decisiones, ya sea como líder o asumiendo aquellas tomadas por otros que actúan como un líder.

Es importante destacar el papel que cumple este, teniendo en cuenta que son de quien depende el crecimiento y perdurabilidad del liderazgo sobre sus dirigentes, ya sea en un aspecto con fines de lucro o aquellas en las que no. Toda organización depende de un líder para que se refleje por ende un buen liderazgo.

A lo largo de la historia, todas las organizaciones, ya sean sociales, políticas e incluso militares, requerían de un buen líder, siendo imprescindible, definiendo en gran medida el correcto rumbo de la misma.

El gran dilema de quien asume este cargo generalmente siempre fue la interrogante ¿es mejor ser amado o temido?, una cuestión que conllevaría a un líder a analizar si debería esforzarse o ceder en el fortalecimiento al frente de diversos tipos de situaciones.

Así mismo, ¿todos los líderes nacen siéndolo, o se forman en el camino? Desde el  nacimiento una persona adquiere ciertas cualidades innatas, porque tal vez esa sea su naturaleza, no obstante, no significa que todas las personas con dichas cualidades nazcan para ser líderes. La gran mayoría pasan por un proceso de capacitación y superación a lo largo de la vida, para lograr desarrollar de manera eficiente sus habilidades y cualidades que lo identifican como tal. Hay características de la personalidad que facilitan el liderazgo, pero también se desarrolla a través de la preparación personal, además de la práctica de valores y principios afines a los intereses del grupo del cual este tomara cargo.

“Todo príncipe debe ser tenido por compasivo y no por cruel; no obstante tiene que procurar no usar mal la compasión”, escribió Nicolás Maquiavelo, una de las más famosas frases del capítulo XVII en su obra “El príncipe” escrito en 1513, afirmación que  frecuentemente es debatida.

El regreso de Napoleón desde Elba, por Charles Auguste Guillaume Steuben. Napoleón caminó entre las dos fuerzas y dijo que si iban a matar a su emperador; debían hacerlo ahora.

En relación a lo mencionado anteriormente todo líder debe ser tenido como un hombre que practica la compasión pero no así el temor. El príncipe puede ser amado y temido, pero al tener que disponer de una sola, entonces debería optar por ser temido, sin embargo, es importante evitar que ese temor culmine en el odio por parte de sus gobernados.

Todo príncipe por esencia debe saber proyectar sus cualidades, entonces lograra la estimación o en caso contrario la falta de aprecio por parte de su pueblo.

Un líder debe estar preparado para enfrentar los retos que vengan día a día en su labor y estar consciente de que a medida que avanza el tiempo siempre habrá nuevos retos y obstáculos que superar. Así mismo la finalidad de dicha jerarquía dentro de una organización debe tener en cuenta que las decisiones tomadas constantemente conllevan a definir acerca de un buen o mal liderazgo.

En ciertos niveles, la cuestión de que es mejor ser temido que amado puede ser productiva, en vista a generar cierto respeto, no obstante hay otras en la que no, ya que se podría perder la posibilidad de relacionarse con los pares. Destacando que el ser temido no es lo mismo que el ser odiado.

La manera de influenciar positivamente en otros  es a través de proyectar comprensión y empatía, entablando una conexión positiva que cree la base de confianza, requisito fundamental en toda relación.

Por lo tanto, no hay que subestimar la importancia de que el líder a la par muestre competitividad y solvencia, ya que la confianza también se gana con el respeto de los colaboradores hacia las capacidades de quien los dirige.

Referencias

-El príncipe. 1ª, ed., 11ª. Reimpresión – Buenos Aires: El Ateneo 2013

https://www.gestiopolis.com/la-importancia-de-ser-un-buen-lider/

https://www.rhscan.com/lecciones-de-liderazgo-de-maquiavelo.html

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *