Salud Pública: la angustiante espera de los pacientes con cáncer (Parte III)

Salud Pública: la angustiante espera de los pacientes con cáncer (Parte III)

A Diego Villalba, le diagnosticaron cáncer (tipo sarcoma) en el año 2019. Un tipo de cáncer poco frecuente que comienza en los tejidos que conectan, sostienen y recubren otra estructura del cuerpo. Al principio, los doctores veían en sus estudios simplemente líquido, por lo que no se esperaba que fuera un cáncer.

Diego decidió recurrir al sector privado para su operación, debido a la dificultad para conseguir un turno en los hospitales públicos. “Decidí operarme en una clínica privada, porque mi médico de cabecera ya conocía mi caso. En el hospital público no se consigue turno, fui una vez a pedir turno para consultar, pero me dijeron que había uno disponible recién dentro de dos meses. Creo que, si esperaba ese tiempo para consultar, otra seria mi historia”

Los doctores extirparon un tumor que resultó ser maligno, por lo que debió someterse a una segunda cirugía, ya con ciertas dificultades económicas “Ya no tenía dinero, use todos mis ahorros ya que el gasto total de la primera cirugía fue elevado, 11.000.000gs. Mi médico de cabecera me dijo que, si no quería someterme a otra cirugía, tenía que hacerme la quimioterapia.”

Diego acudió nuevamente al INCAN para consultar, pero tampoco pudo conseguir un turno en poco tiempo. Decidió someterse a una segunda cirugía, que implicaba sacar todo el glúteo derecho por si quedara raíces del tumor.

Pudo someterse al procedimiento gracias ayuda de familiares y amigos, ya que el costo total de la segunda cirugía doblaba a la primera debido a su complejidad.

Fuente: La razón.

“Hasta hoy en día tengo que seguir con mi control cada 6 meses, nunca consigo turno en el INCAN, siempre me dicen que la máquina para hacer la resonancia no funciona. Tardo en hacerme porque junto el dinero para una clínica privada.”

Tanto Isabel como Ignacia, tienen algo en común: su larga espera en agonía por una consulta, un medicamento, o un estudio. Ambas mujeres se encontraron con un sistema de salud público que no se encuentra preparado para tratar su dolencia de manera íntegra.

En cuanto a Diego, también se encontró con el mismo panorama, por lo que decidió acudir al sector privado, por más que implicara endeudarse y gastar hasta lo que no tenía. A día de hoy habla por aquellos que pasan por una situación similar, y, por sobre todo, por los que ya no están.

“El Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social tiene que proveer los medicamentos a los pacientes oncológicos, ya que cada medicamento tiene un costo elevado. Muchos pacientes mendigan por su salud, el Estado se tiene que hacer cargo de cada uno de los pacientes, todos tienen sueños de seguir viviendo.”

El cáncer no espera.

Ni las causas ni la cura para el cáncer son conocidas con exactitud. Las historias de personas que padecen esta enfermedad, develan que el sufrimiento de los pacientes no se debe simplemente a la dolencia en sí, sino, además, a una burocracia estatal que hace que el tratamiento de la misma sea transitado en agonía.

La falta de medicamentos, la larga espera para estudios y consultas, mientras los familiares y pacientes esperan y el cáncer avanza, demuestra que el sistema de salud que no se encuentra preparado para tratar este tipo de enfermedades.

En este mes de concienciación sobre el cáncer de mamas, conocido como “Octubre Rosa”, no solo debemos hacer una toma de conciencia sobre cómo el chequeo precoz puede salvar vidas. Por otra parte, debemos exigir a las instituciones del Estado que esas consultas, estudios y medicamentos estén disponibles para las personas que padecen la enfermedad, la cual se vuelve una verdadera pesadilla al tener que depender del sistema de salud paraguayo.

Fuente: Megacadena.

Reportaje realizado por Camila Vega, Alex Silva, Sebastián Velázquez, Luz Villalba y Loana Figueredo. 

El Parlante