Congracia tu vida a la acción y diviértete mientras lo hagas

Congracia tu vida a la acción y diviértete mientras lo hagas

Ese es el problema. Te gusta pensar porque pensar puede contribuir a conseguir algo: podés convertirte en un gran pensador, o, a través del pensamiento, podés ser un gran líder.

Podemos ser lo que queramos. Ser grandes repetidores de grandes pensamientos de hombres muertos o repetidores de mierda. El pensamiento no solamente sirve, hay que tener actitud, temperamento. Dejar todo en la vida, siguiendo cada uno sus propios intereses, sus propias metas y no claudicar nunca. Ese sería el verdadero valor de aquellos que nunca duermen.

Illusion of diversity. Michael Cherval.

Es hora de que nos convirtamos en nuestro propio pensamiento, ser originales a pesar de que la originalidad no existe ya, a estas alturas, porque todo ha sido pensado, pero no por ti, de esta forma en que lo piensas, eres algo más que una simple criatura que se define por el saber adquirido en la Academia y en tu entorno familiar, eres más que eso, eres más que simple pensar el pensamiento, necesitamos convertirnos en pensadores reales, con base en nuestra experiencia -que a veces no vale- pero al fin, algo por lo qué luchar, algo por lo que salir adelante, «tratar», la palabra «tratar» no existe en nuestro vocabulario, somos más que «tratar».

Tratar es simplemente reaccionar al mundo, debemos dejar de lado el «tratar», el ser reactivos y transformarnos en seres con la altivez más superior, no somos simples repetidores, somos una voz nueva en un océano profundo de voces pasadas, presentes y futuras.

Los verdaderos pensadores, los verdaderos líderes no piensan en el fracaso como algo negativo sino como algo positivo, una oportunidad para reverdecer en la hojarasca. Los verdaderos líderes y grandes pensadores, en eso que quieres convertirte, en lo que quieres transformarte no piensan el pensamiento desde esa perspectiva, no hay espacio para las contrariedades y contradicciones sino para la seguridad, la firmeza, la pelea por la grandeza. Aquí el ego se destruye, ya no piensa en el por qué, ni el para qué, ni el cómo ni el cuándo, simplemente es. Pero sabiendo esto no podemos dormirnos sobre los laureles de la vida señores. No. De ninguna manera.

¿Sabés de alguien que haya conseguido ser un gran líder durmiendo y que nunca haya intentado fallar? Los que fallan son los verdaderos pensadores, los verdaderos líderes.

Charmer of the Attraction. Michael Cherval.

Todos ellos condenan el sueño, y la pereza. Todos ellos condenan a las personas que simplemente disfrutan de la vida y que no son demasiado activas: les llaman haraganes, holgazanes o vagabundos, y los condenan.

¿Pero alguna vez habrán observado el hecho de que el mundo nunca ha sufrido por causa de un holgazán?

Porque ningún holgazán puede convertirse en un Benjamín Franklin, un Tesla, ningún haragán puede convertirse en un Eligio Ayala ningún holgazán puede convertirse en un Mao, en un Mariscal Estigarribia, o en Genghis Khan, ningún holgazán podrá ser jamás un Silvio Petirossi, un Eusebio Ayala, un Pericles, un Peter Brook, un Demóstenes, Séneca, Julio César, Juliano el Apóstata o un Napoleón Bonaparte, Madona, Buda, Jesús, Ciro El Grande, Alejandro Magno, Carlomagno, Cristóbal Colón, Galileo, Alejandro Dumas, Balzac, el Cacique Lambaré, Francia, Enrique VIII, Erasmo, Einstein, Marie Curie, Gandhi, Hitler o Mariscal López. Tanto aquellos pensadores y líderes buenos y malos de la historia de la Humanidad han entendido el valor de la acción.

Ningún holgazán puede convertirse en alguien activo porque la pasividad implica pusilanimidad, pereza tanto física como intelectual, una auto-negación completa de la competitividad.

La acción siempre ha provocado guerras es cierto, pero la guerra es la continuación de la política en el mundo de los hombres.

Bombastic Quintet of Eternal Youth. Michael Cherval.

La acción es la cosa más enredadora del mundo y a la vez, la más sublime, la acción es una contemplación práctica, es la necesidad de pasar por encima de la frustración de ser mortales y querer dejar un legado al mundo de la nada, y eso nos hace copartícipes de los avances y retrocesos, la filosofía misma del ser humano es competir con los demás para ser cada vez mejores, no para desdeñarlos, ser útiles a la sociedad en lo que nos toque hacer, en lo que seamos realmente buenos.

Un hombre o mujer dedicado o dedicada a la acción es un poder ejemplificador de la voluntad irreprimible por auto-superarse cada día. El miedo al fracaso debe convertirse en una oportunidad de éxito y fortuna porque no venimos al mundo para quejarnos, sino para divertirnos. Atrévete a fallar para conocer, para aprender a desaprender y volverte más ignorante, con mayor avidez para conocer, para entender, para saber, nunca construyas tu edificio intelectual y activo sobre los pies de barro de la iniquidad de espíritu, sobre la necedad de creerte sabio o entendido.

Recuerdo mucho un pasaje de un documental sobre la vida y obra de Miguel de Cervantes en la que le preguntan a un erudito en su obra sobre qué significa leer la gran novela que nos ha legado. Su respuesta fue la siguiente:

«Pregunto a la gente si ya han leído Don Quijote, no me interesan las respuestas positivas, los que la han leído no me interesan, los que nunca la leyeron sí me interesan y les digo: Pues tienes la gran oportunidad de leerla y conocerla.»

Congracia tu vida a la diversión mientras puedas.

Sé tu mismo o tú misma. Piensa en la acción. Luego deja de pensar en la acción y conviértete en ella.

Ahora eres la Acción. Nada puede contra ti.

No hemos venido en vano.

Falla todo lo que puedas y diviértete con los resultados, incluso si es posible búrlate de ti mismo porque ello significa que has entendido el camino que se debe transitar para llegar a la iluminación, a conocerte a ti mismo.

Gabriel Ojeda

Informacion