El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Análisis Reflexión

¿Determinaciones propias? o ¿decisiones de terceros que se convierten en propias?

¿Cuántos problemas han acontecido por pensar demasiado sin actuar, por actuar sin pensar o por no pensar y a la par no actuar? ¿Cuantos creerán que, pasando mucho tiempo enfocándonos en comprendernos, descubriremos cosas sobre nosotros mismos de las que no éramos conscientes? Entonces, ¿Nuestro mundo interno en algún momento terminará viéndose reflejado?

«Quien con monstruos lucha cuide de convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti«, nos decía Friedrich Nietzsche, un notable filólogo y filósofo alemán. Asiduamente mirar dentro de las profundidades de uno mismo requiere de una gran responsabilidad y voluntad para luego saber vivir con lo que descubrimos en él.

Frecuentemente nos alimentamos de lo que nos rodea, con quienes convivimos, siendo que éstos, muchas veces establecen cierta autoridad en decisiones sobre nosotros, y difícilmente podemos comenzar de cero a quedarnos con la opción del “si fuera yo” y nos dejamos influenciar por una decisión tomada por otros.

Zoroastro – (Nicolás Roerich/Nikolái Roerich).

Se puede afirmar que si se presta demasiada atención a algo, ¿terminamos convirtiéndonos en ese algo?, incluso cuando es muy casual que hoy la gente que combate fanatismos se convierta en fanática de lo que defiende, o cuando se lleva mucho tiempo intentando ver el lado negativo de las cosas, y al final de todo, creemos que no hay nada positivo, convirtiendo a uno mismo en parte de ello.

Como cualquier habilidad positiva, la habilidad destructiva de enfocarse en lo negativo también se aprende, y la misma hace que actuemos influenciados a ella.

Es importante hacer valer que al final el comportamiento o las circunstancias cumplan con lo que ya estaba originalmente en la mente, sin dejarnos llevar por ese abismo que menciona Nietzsche, al que dedicamos tanto tiempo, por lo que entonces ese abismo concluirá mirando dentro nuestro, optando por decisiones que no siempre sean influenciadas por terceros, ya que positivamente, nosotros no escogeríamos ese camino.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *