El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Reflexión

La amistad, un componente esencial para la felicidad

Para Epícuro de Samos, la amistad es uno de los factores primordiales para lograr la felicidad, el mismo menciona al respecto “De todas las cosas que la sabiduría provee para hacernos completamente felices, la mayor es la posesión de amistad”.

Personas vienen y van, pero aquel que se queda cuando más necesitás de una compañía o ayuda, a ese llamamos amigo. Al decir del filósofo “No es tanto la ayuda de nuestros amigos como la confianza de su ayuda”.

Saber que ese hermano que elegiste va a estar en tu peor momento, a fin de aconsejarte o colocar su hombro como apoyo, es gratificante. El amigo es aquel que festeja contigo tus logros, pero te acompaña en las tempestades. No importa si son las 3 de la madrugada o las 6 de la tarde, va a estar ahí presente, a tu lado.

También el amigo es sincero; te menciona lo que estás haciendo mal, pero no con  malicia, sino para que te des cuenta de que las cosas tal vez no sean como vos las ves. Los amigos no solo están para estimularte en lo bueno, también te señalan tus errores a fin de ayudarte a mejorar como persona.

Las amistades las forjamos por gustos en común, como son la música, el cine o la lectura. Pero otras veces, tenemos vínculos con personas totalmente diferentes a nosotros, lo cual no está mal, pues nos ayudan a ver la vida de otro modo. Amistad es familia, la familia que uno elige en el transcurso de su vida.

En la amistad, además de la confianza y el respeto mutuo es importante la libertad. La dependencia emocional en las amistades a las que llaman “tóxicas”, nos hacen sentir desconfiados todo el tiempo.

Esto quita a la amistad su componente esencial, que es el compartir. Pues persona desconfiada, quiere que pases el tiempo solamente con ella, no le agrada la idea de que lo pases con los demás. Esas amistades tóxicas, en vez de apoyarte en momentos difíciles, solo te hacen sentir peor de lo que ya estabas.

Las amistades nos enseñan y nos construyen, no destruyen. Por esa razón es importante saber elegirlas y de rodearnos de personas que realmente aporten a nuestras vidas para bien.

Debemos tener la suficiente inteligencia emocional para alejarnos de aquellas personas que nos dañan y recordar siempre que son las amistades sanas las que nos ayudan a crecer.

En palabras del filósofo Sir Francis Bacon “La amistad duplica las alegrías y divide las angustias por la mitad.”

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Estudiante de Periodismo en la Universidad del Norte. Escritora y lectora, amante de la música. Colaboradora en el Periódico Académico El Parlante.