La familia

La familia

En esencia la familia es el punto de partida, el origen de cada uno de nosotros, nos explica y justifica quiénes y cómo somos, y no solamente en los aspectos biológicos y físicos, sino en aquellos otros más significativos socialmente como la conducta y los hábitos.

Se trata de la institución más antigua de la humanidad, reproducida y desarrollada en todas las religiones, en todas las culturas y todas las razas. Una institución sin duda cuestionada, alterada, evolucionada, que cada uno intenta modificar para que se ajuste mejor a una realidad concreta.

blogdonept.blogspot.com

En la actualidad, la familia occidental varía de la tradicional, hoy en día hay familias con dos padres, con dos madres, con un sólo padre/madre, con hijos adoptados en lugares remotos, con hijos de diferentes y consecutivas parejas.

Pero todo esto que puede alterar el significado social de la familia no cambia el concepto esencial, lo que define a una familia. Para algunos la familia es algo parecido a una patria, tal vez hasta la patria misma: define una pertenencia a un grupo similar; similar en intereses, en apariencia, de la misma sangre y con las mismas costumbres. Un lugar donde vos sabés que podés volver, con unas personas que son parte de vos, como vos sos parte de ellas. Siguiendo esta línea sentimental bastantes son los que opinan que, lo que une a una familia es el amor más que la sangre o las leyes.

Todos hemos vivido esta experiencia en personas cercanas. Padres que se divorcian y rehacen sus vidas con otras parejas y los hijos no tienen dos, sino cuatro padres, ocho abuelos, muchos primos y quizás otros hermanos producto de anteriores uniones de sus nuevos padres. Eso también es una familia y los ejemplos son millones: parejas que adoptan sobrinos, nietos o hijos de amigos y forman una familia. Hombres o mujeres solos o en unión libre que deciden adoptar varios hijos que no tienen vínculos de sangre ni nada entre sí, o hijos de un padre fuera de su matrimonio que son reconocidos y se incorporan a la familia.

La voz.

La familia es la que mantiene y transmite una religión, costumbres sociales, una ideología. Y es también el origen de prácticamente todos los traumas, miedos y prejuicios que se marcarán para siempre nuestras vidas. Queda evidente que la personalidad de la gran mayoría de los humanos se forma en el seno de la familia.

Recientes estudios[1] demuestran que los hijos criados en familias violentas, donde hay malos tratos a la madre o a los hijos, repiten casi automáticamente esos malos hábitos en sus propias familias: es el ejemplo, lo que para ellos es normal en una relación[2].

Se podría decir que, por la misma regla, la gran mayoría de familias que no son violentas ni dan mal ejemplo a los hijos deberían ser una auténtica fabrica de individuos felices, pero ello lastimosamente no se cumple en todos los casos y ni siquiera con las mejores ventajas intrafamiliares, podemos asegurar una adolescencia y adultez promisorias porque cada ser humano es un mundo diferente.

Iglesia info.

[1]https://www.chicagotribune.com/hoy/ct-hoy-8536849-las-huellas-de-la-violencia-domestica-en-los-hijos-las-victimas-invisibles-story.html

[2]https://blogs.iadb.org/desarrollo-infantil/es/violencia-intrafamiliar-se-repite-generaciones/

Kevin Troche

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *