La mente y nuestros pensamientos

!Comparte!

La mente, aquel lugar intangible del cuerpo, donde desarrollamos nuestras capacidades intelectuales, la encargada del funcionamiento de todos nuestros mecanismos internos y externos, como ser nuestros órganos a nivel interior y exteriormente nuestros pensamientos, a este último se le suma un sistema bien estructurado llamado recuerdos que son producto de las vivencias cotidianas.

https://elpais.com/elpais/2015/07/01/eps/1435765575_333302.html

Cuando empezamos a tener pensamientos negativos en torno a un mismo tema, estos pueden acabar haciéndonos realmente daño, ya que cada vez se van haciendo más y más grandes convirtiéndose con el tiempo y la procrastinación en una inmensa bola de nieve. Lo negativo siempre nos restará energía, la fuerza y la vitalidad serán apartadas de raíz mientras nos contentemos con esa mirada pesimista, el sueño se hará cada vez más difícil, entraremos en un vacío existencial. La autoestima, si no se contienen estos pensamientos negativos llega a desintegrarse, son un potencial peligro para la salud no saber valorar este tipo de aflicciones y dolencias del alma. En esta etapa más aún se convierte en realidad el famoso adagio “mens sāna in corpore sānō” proveniente de la Sátira X de Juvenal.

Sin darnos cuenta, a la larga, los pensamientos negativos nos dañan tanto física como psicológicamente, pero a pesar de ello, no queremos aceptar o reconocer que realmente es así, la negatividad cargada en ellos resulta nociva para nuestro cuerpo como así también para nuestra vida, pero es necesario entenderlo para así, poder pedir ayuda profesional, nunca es tarde para hacerlo.

Pensamientos sobre frustraciones, tristeza, rencor, etc., cuando son reproducidos constantemente en nuestra mente nos llevan a caer a veces en la depresión, este es el primer síntoma que se manifiesta. Otros de los efectos sobre nuestra vida en particular, es que todo repercute en nuestro entorno inmediato, esto es a consecuencia de que usamos nuestra mente solo para pensar sobre las cosas negativas que nos pasan, olvidando así todo lo bueno que vivimos cotidianamente, y es que se dice que con los pensamientos que tenemos vamos construyendo nuestras vivencias, y también eso se ve reflejado en las experiencias que nos tocan vivir a diario, pero pese a todo eso no tratamos de cambiar nuestra forma de pensar, al contrario, es como si nos aferráramos más a lo negativo.   

Entonces muchos dirán que la causa de todos los problemas que nos surgen, es por culpa de nuestra mente, y me juego en decir que sí, ya que nuestra mente tiene mucho que ver con lo que nos sucede, ya que a medida que nos concentramos en las cosas negativas, eso es lo que atraemos; por eso es tan importante tomarnos el tiempo para hacer una revisión de nuestros pensamientos y ver cuáles son los que debemos dejar de lado para que notemos los primeros cambios.  

Qué mejor para explicar lo dicho anteriormente que todo tu progreso está determinado por el estado mental que manifiestes, los pensamientos predominantes, los que eliges pensar repetidamente seas consciente de ello o no, el estado mental determina las experiencias de una persona, si la actitud es positiva y optimista, el estado mental será constructivo y progresivo, para ello el cultivo de la virtud debe ser prioridad en la vida, ciertamente desde el dolor se puede construir, porque si no supiésemos lo que es, no podríamos evitarlo, desde luego, desde la experiencia se aprende y desaprende.

https://lamenteesmaravillosa.com/aprende-como-programar-tu-cerebro/

Los pensamientos predominantes que elijes pensar combinados con las emociones que crean estos pensamientos elegidos, moldearán tu vida, en el área financiera, afectiva, emocional, espiritual, estudiantil y física. Ejercicios constantes y un equilibrio en la vida formarán un carácter y personalidad fuertes, capaces de afrontar los mayores desafíos con prestancia y mucha voluntad de auto superación.

Se dice que las emociones intensifican el poder del pensamiento, cada pensamiento tiene una emoción que crean estos pensamientos, tienes que ayudarte de tus emociones para convertir esa idea o deseo en una fuerza que te impulse al objetivo.

El pensamiento es literalmente la semilla que determina el tipo y la calidad de tu cosecha, si consideramos la ley de causa y efecto, el pensamiento es la causa y tus resultados, tus acciones los efectos directos sobre la realidad mundana,  la acción humana ha sido analizada por grandes pensadores desde los antiguos griegos hasta economistas como Ludwig von Mises[1]; moralmente hablando, lo negativo no está mal, simplemente refleja el estado de ánimo de una persona, sus vicisitudes, el modo de vivir, y si bien es cierto, los estoicos han tratado de delimitar diferencias entre lo que hace mal de lo que hace bien, no se puede obviar bajo ningún concepto que la persistencia o prevalencia de uno de ellos desequilibra el espíritu, ya que los pensamientos tanto positivos como negativos funcionan como los fármacos, en dosis adecuadas curan y en dosis exageradas, envenenan[2].

Entonces me hago las siguientes preguntas, ¿Por qué seguimos pensando solo en lo que nos hace mal?, ¿Por qué no usamos nuestra mente para cosas positivas?; y tal vez esto sea porque estamos acostumbrados a ello, y como consecuencia, nuestra mente se ha programado para ese fin, está sistematizada para pensar en cosas negativas y hasta que no la reprogramemos no hará otra cosa y por ende, seguiremos en ese círculo vicioso.

Buscar una solución rápida quizás sea fácil pero en el fondo es complejo. Algo que salta también a relucir en todo esto y que no podemos olvidar de mencionar es la llamada ley de la atracción, que guarda mucha relación con el tema del cual estamos hablando, y es que esta ley dice que atraes todo en lo que te concentras, ya sea bueno o malo, positivo o negativo, la mente no distingue todo lo mencionado anteriormente, solo hace lo suyo junto con el universo para luego presentártelo en tu vida y es así como funciona esta ley y el sistema de la mente y los pensamientos. 

Ciertamente, este modo de ver la vida no es comprobable más que con experimentos en el campo de las neurociencias que puedan posibilitar aceptarlos o descartarlos, por lo que aún estamos lejos de entender cómo funcionan ciertas partes de la mente humana. La psicología ha dado pasos de gigantes en las últimas décadas, por lo que se esperan avances en este sentido, mientras tanto podemos seguir dudando.

La clave en todo esto es cambiar nuestros pensamientos, reprogramar nuestra mente en lo positivo. Las personas comprometidas con el pensamiento positivo gozan buenos beneficios para la salud, una de las teorías es que la perspectiva positiva te permite afrontar mejor las situaciones de estrés[3], lo que reduce los efectos nocivos del mismo en nuestro cuerpo, además, también las personas optimistas y positivas tienden a llevar estilos de vida más saludables, hacen más actividad física, tienen una alimentación más saludable y no fuman ni beben alcohol en exceso, como así también llevan una mejor vida social y afectiva[4]

http://www.rtve.es/television/20130627/estimula-tu-cerebro-para-vivir-mas-mejor/699803.shtml

Nuestros pensamientos se convierten en materia, las personas tenemos la capacidad de cambiar la arquitectura de nuestro cerebro[5], de ello no hay dudas, no olvidemos que es posible cambiar nuestra mentalidad creando nuevas conexiones o cableados que van desde el cerebro a otras partes del cuerpo[6], fortaleciendo el pensamiento, estableciendo prioridades, utilizando la parte de la mente que se encarga de hacer realidad las fantasías, etc.

Vale la pena destacar que cada vez que pensamos estamos fabricando diferentes sustancias químicas, y no olvidar nunca que los pensamientos negativos producen señales dañinas para el cuerpo, solo debes hacer la prueba: pensá en algo triste y a los pocos segundos la tristeza invadirá todo tu cuerpo, por el contrario, imaginá algo alegre o reíte con un chiste y te vas a dar  cuenta de que es otra la predisposición, es que todo, completamente todo, está en manos de la mente.


[1]von Mises, Ludwig. La acción humana. http://latlibre.org/wp-content/uploads/2019/02/AH.pdf

[2]Frase agregada por el editor.

[3]https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/stress-management/in-depth/positive-thinking/art-20043950

[4]https://kidshealth.org/es/teens/stress-situations-esp.html?WT.ac=t-ra

[5]http://www.nuecesyneuronas.com/neuroplasticidad-sabias-que-puedes-ser-el-arquitecto-de-tu-propio-cerebro/

[6]https://elpais.com/elpais/2013/10/10/laboratorio_de_felicidad/1381439135_138143.html

!Comparte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *