Periodismo paraguayo en tiempos de hiperinstantaneidad

Periodismo paraguayo en tiempos de hiperinstantaneidad

Según la Real Academia Española; «instantáneo» es aquello que solo dura un instante. E «hiper», significa exceso o grado superior al normal. Entonces, por hiperinstantáneo entendemos «exceso de instantaneidad», «velocidad superior a lo normal». Y al hablar de periodismo contemporáneo es común acuñar la palabra heperinstantaneidad.

Para abordar este asunto decidí hablar con el periodista y escritor paraguayo Mario Rubén Álvarez, y un poco, para que nos cuente cómo ve la transición, del periodismo paraguayo, de lo tradicional a lo digital.

El periodismo paraguayo y la digitalización.

“Lo escrito sobre el papel va perdiendo vigencia y va cobrando preeminencia lo audiovisual y sobre todo los medios digitales”

Los medios digitales tienen su lado bueno como malo, el hecho de tener información en la palma de la mano es algo que muchos años atrás ni se pensaba en nuestro país. Pero así también, vemos que se trata a la información con menos delicadeza, y se deba quizás a los cambios que aquejan a nuestra prensa.

Mario Rubén Álvarez. (Fuente: Última Hora)

 “En los medios digitales todavía nos estamos ensayando”

De las Fast Food y las Fast News.

En estos tiempos de fugacidad, todo aquello que consumimos lo hacemos de una manera veloz, es así que Álvarez compara la situación alimenticia actual con la de los medios de comunicación en Paraguay; de los que de alguna u otra forma nos nutrimos.   

“Vivimos más urgidos, vivimos más rápidamente. Los medios creyendo interpretar esa situación nos muestran algo breve, de consumisión rápida como todas las cosas. Esos fast food de la comida también se lleva al fast news, las noticias rápidas”

Pero; ¿cuál es la consecuencia? Consumir todos los días comida chatarra, no más una hecha con amor y que sea un gesto de comunicación con los de tu casa y contigo mismo.

La importancia de un acto comunicativo hecho con pasión, radica en lo que se transmite a la gente: un trabajo bien elaborado que eduque, que no informe solo por partes o en muchos casos desinforme.

El periodista paraguayo, pintor del paisaje.

Sabemos que sin periodistas no habría periodismo, a su trabajo se deben muchos avances de la prensa en Paraguay. Pero ¿En qué condiciones trabaja? ¿Se cumple el artículo 29 de la constitución que reza “no serán obligados a actuar contra los dictados de su conciencia”? ¿Acompaña la ética al periodista paraguayo como “el zumbido al moscardón” al decir de García Márquez?

«La prensa está en una etapa de precarización, cada vez las condiciones son más lamentables. Salarialmente hay una degradación del periodista, eso significa que vive peor, entonces informa peor, trabaja peor»

A su vez, habría que agregar que esa precarización no se da solo en lo salarial. Los ataques a comunicadores a causa del ejercicio de su labor van en aumento y los despidos injustificados son denunciados día tras día, dificultando así el trabajo periodístico.

«Se autocensura el periodista, son intereses creados y cada uno sabe el límite que está demarcado, o que cree que sabe. Entonces no se arriesga, no se apeligra»

La mayoría de los medios importantes de nuestro país se encuentran en manos de grupos de poder, ya sean políticos o empresarios. Eso hace que la información sea vista muchas veces como un negocio, y por ende los periodistas se encuentren limitados entre lo que se tiene que decir y lo que no.

Faltar a la ética no implica necesariamente vender nuestra conciencia como periodistas. Omitir cosas,  evitar ese “Cava Raity” (avispero) muchas veces para evadir problemas y mostrar solo la superficie de la información.

La prensa paraguaya y el futuro.

Descubrir el talón de Aquiles de la información, esa es la cuestión según el periodista y escritor.

Hurgar, indagar y ver más allá de lo que no se ve son las habilidades que deberían de poseer los comunicadores  en nuestro país, para no tornarse en ecos de lo que se dice.

También comenta Álvarez, sobre la necesidad de una prensa escrita más investigativa, interpretativa y de reportaje, que dé al lector más elementos para que se forme su propio juicio,  ya que si no lo hace en un futuro tiende a desaparecer a causa de la supremacía de los medios digitales.

Nos deja una importante reflexión sobre aquellas noticias que muchas veces van por la violencia y la crónica roja, especialmente en los medios televisivos…

“La gente quiere dicen, pero quien es el que impone los gustos finalmente, es la prensa”.

Los periodistas y los medios de comunicación como actores principales de esta metamorfosis que vive el periodismo paraguayo,  deben ir siempre hacia una sociedad más informada y educada, siendo dignos representantes de la libertad de expresión y de prensa conseguida junto con la democracia.

Camila Vega

Estudiante de Periodismo en la Universidad del Norte. Escritora y lectora, amante de la música. Colaboradora en el Periódico Académico El Parlante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *