El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Roma Eterna

El asesinato de Caracalla

Un día como hoy Caracalla, hijo de Septimio Severo era asesinado mientras se desarrollaba la campaña contra los partos en el año 217 d.C. Apenas contaba con 29 años.

Antes de su funesta hora desató una verdadera masacre en la ciudad de Alejandría, de la nada, enfrentó una campaña contra los partos pero en ningún momento se libró batalla, sin embargo envió una carta al Senado pontificando sobre una victoria proclamándose “Parthicus” o el “Pártico”[1].

Busto del emperador Caracalla, por Thomas della Porta, el anciano (italiano, 1520-1567)

Entre tanto, las fiestas Megalesias o Megalenses se desarrollaban desde el 4 al 10 de abril, que también coincidían con el festejo de su cumpleaños, mientras se dirigía a Carrhae, hoy conocida como Harrán, ​ Jarán, ​ o Haran, en la actual Turquía descabalgó porque le urgía satisfacer necesidades fisiológicas fue a traición asesinado por los conjurados Nemesiano, su hermano Apolinar y Triciano, comandante de la Segunda Legión Pártica y Jefe de la Caballería de Reserva, Marcio Agripa, que conocía el plan siendo el Jefe la Flota y la mayoría de los soldados a instigación de Marcial[2] que estaba enfadado con el emperador porque éste no lo ascendió a tribuno[3].

La guardia pretoriana a través de Marco Opelio Macrino, el prefecto del pretorio, tenía otros planes para el imperio. Oclatinius Adventus era el encargado de la guardia pretoriana para las cuestiones civiles, y Macrino para las militares[4].

Antoniniano de Caracalla emitido en 215, con el busto radiado del emperador en el anverso y Venus victrix en el reverso.

Este último, de grandes ambiciones y con mayores habilidades para encargarse de los negocios del Imperio[5], fue proclamado emperador, luego de tres días en los que nadie se quiso hacer cargo del poder y solo pudo gobernar hasta el 216, cuando su ejército cayó derrotado ante las fuerzas de Heliogábalo.

En la imagen: Busto del emperador Caracalla, por Thomas della Porta, el anciano (italiano, 1520-1567)

Ruinas de las Termas de Caracalla en Roma.

Su cuerpo descansó en la tumba de los Antoninos.


[1]Elio Esparciano. Historia Augusta. Antonino Caracalla. Ediciones Akal S. A. Madrid.

[2](p. 293) Elio Esparciano. Historia Augusta. Antonino Caracalla. Ediciones Akal S. A. Madrid.

[3]Ibíd. Según cuenta Dion Casio.

[4](p. 107) Gibbon, Edward. The Decline and Fall of The Roman Empire. Vol. 1 The Modern Library. New York (1995)

[5]Ibíd.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *