Severo, contra los caledonios

!Comparte!

Tal y como habíamos comentado ayer, mientras recordábamos la famosa y sangrienta batalla de Lugdunum, para nuestros seguidores de la página, el ejército del hasta ese entonces, Gobernador de Britania Clodio Albino fue derrotado de manera inapelable; sus oficiales, soldados, partidarios y familiares fueron vilmente masacrados y perseguidos por el nuevo emperador.

¿Cuáles fueron los efectos directos principales de este cambio violento en el Imperio Romano, que a partir de allí, tuvo en Septimio Severo, a su comandante y líder omnipotente?

Septimio Severo, Julia Domna, Caracalla y Geta.

Pues bien, uno de los efectos directos, que tocaremos «de pasada» aquí para no aburrir a la audiencia, fue la pérdida de una gran extensión de la provincia de Britania, a manos de los bárbaros de la Isla ya que, al no tener guarniciones constantes de soldados romanos, la mayoría de ellas muertas en la batalla de Lugdunum, era una presa fácil para los habitantes de la zona que querían libertad, y a pesar de que el nuevo emperador proporcionó a la Isla de contingentes preparados y soldados adiestrados para la tarea de contención de los bárbaros, resultaban perfectamente inútiles, resultado directo de la guerra civil que enfrentó a los romanos entre sí.

Además, Severo tenía otras cosas más importantes que realizar como mantener a sus soldados felices, eliminar a los elementos subversivos y descontentos de las provincias, ni los cristianos se salvaron de la furia del emperador, para este insigne militar, valía más tener a raya al pueblo con la fuerza de las armas y menospreciarlo tanto como pudiese en favor de la milicia, a la que dotó de todos los honores, tratando de esa forma de eliminar a los licenciosos y pretenciosos que habían sido hijos deformes de la administración del último emperador de la dinastía Antonina, Lucio Aurelio Cómodo.

Imagen: Escaramuzas entre britanos y romanos en la isla de Britania » siglo I a.C. (Wayne Reynolds)

Debido a esto, el mismísimo Septimio Severo reunió un gran ejército para luchar en la provincia contra los caledonios que son los ancestros directos de los escoceses pero tras una serie de batallas no hubo ganadores por lo que el emperador, inteligentemente mandó mejorar las defensas y reconstruir lo destruido por las incursiones bárbaras del muro de Adriano.

Hay que recordar que esta denominación de «caledonios» o «pictos» como también se los conoció, eran una confederación de pueblos que habitaban Escocia, pero para los romanos esto significaba de manera práctica aquellos pueblos bárbaros que se ubicaban al norte del muro de Adriano y después, del de Antonino. Un pueblo aguerrido que nunca fue conquistado, por lo que los romanos solo podían «contenerlos» de alguna forma con los muros. El deterioro del Imperio a causa de las guerras intestinas provocó al aumento del poder y la influencia de este pueblo de verdaderos guerreros en toda la provincia.

Picto representado en un libro de historia británico del siglo XIX. Wilkipedia

Esto sucedió entre los años 208 y 209 d.C., el emperador fallecería en el 211 dejando las riendas del imperio en sus hijos Geta y Caracalla, siendo este último el que finalmente asumió todo el poder de Roma, matando sin asco, a su propio hermano.

!Comparte!

Gabriel Ojeda

Informacion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *