Entre Spacey y Weinstein, me quedo con el primero…

Entre Spacey y Weinstein, me quedo con el primero…

No se lo deseo a nadie esto…en la cumbre de su carrera…se fue al tacho de basura (ya que el hecho en sí, por el que cancelaron House of Cards y demás proyectos del actor Spacey tiene mucho que ver con una cuestión de «imagen»)…pero lo que es notoriamente notable es cómo se dan estas denuncias de abusos y de sexo por fama y dinero en hollywood…el imperio del cine yankee está cayendo por su propio peso, desde el interior, como caen todos los imperios que no pueden mantener su estatus de «excelencia y grandiosidad».

Kevin Spacey no es ningún santito, pero los que denuncian tampoco lo son…no existe aquí eso de que «en mi momento no lo denucié porque todavía no era conocido en el cine o porque esperé a ver qué pasaba»…tampoco las actrices que denunciaron al productor hollywoodense son santas de mi devoción…por qué se callaron tanto tiempo? por qué no han denunciado estos hechos perversos y grotescos en su momento? qué la dignidad puede esperar ante la sed de la fama?

Pero ahora nomás se sabe todo. Hay gato encerrado, como lo defiende a capa y espada el facho de Jim Carrey…

Ahora que el productor de Hollywood Harvey Weinstein ha caído en desgracia, de repente todas las actrices se acuerdan de que fueron acosadas (Ñandejara pero qué calamidad)…esto es lo que generalmente se conoce como histeria colectiva…y es que de mano en mano y de boca en boca se contagia el virus de la pelotudez.

¿Por qué gua´u no lo denunciaron en su momento? Encima en EE.UU. donde las libertades públicas son las mejores del mundo y donde nació el movimiento feminista más brutal y fanático como también el Ku Klux Klan.

Pues es fácil chico, porque querían ser famosas y tener mucho dinero…cosa que lo consiguieron gracias al person este que no es ningún santito como muchos en ese mundillo farandulero.

Piensen hermanos y hermanas virtuales.

Nada sucede por azar, todo tiene un porqué, una razón, y por lo general, son ocultas a los ojos no preparados y a las pasiones que se dejan llevar por la fermentación de la espontánea locura generalizada. No son casos aislados. Hace muy poco tiempo el aluvión de dimes y diretes son materia común de nuestra época de tinieblas.

Ahora resulta que el tipo era un gran y reverendo hijo de puta. Pero no, cuando producía películas donde las actrices ganaban millones de dólares por esto, EN AQUELLA «BELLA ÉPOCA» era el mejor, el más audaz , el genio que convertía a mediocres artistas en estrellas de la industria del cine. Andá. Japoína.

También hay un dicho famoso que dice:

«SE HACE LEÑA DEL ÁRBOL CAÍDO».

Así nomás es la vida. Linda y Jodida.

La hipocresía de este mundo es elemental mi querido Watson.

A todo esto Woody Allen sigue yendo tranquilamente a los partidos de los Knicks de New York y es saludado por millones a pesar de su pasado nefasto, peor para mi gusto que el presente de este impresentable de Harvey Weinstein. Hay que decirlo, porque un atorrante como Weinstein, no tiene nada que ver con el talentoso de Spacey…pero pensemos un rato queridos lectores de Teleprompter Show:

¿Y si fuera inocente Kevin Spacey? ¿Qué pasará? Su vida pública y profesional ha sido completamente arruinada por estas denuncias alocadas que plantean hechos que pasaron hace décadas, no hace solamente dos meses.

¿No te hace pensar querido lector? ¿No te hace replantearte varias cosas en esta vida? Estamos jodidos, cualquiera denuncia a cualquiera, no importa el hecho, lo importante es denunciar, porque está de moda.

A pesar de todo, entre Harvey Weinstein y Kevin Spacey, elijo al segundo.

Gabriel Ojeda

Informacion