El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Stand Up and Teleprompter Show con Tereré incluído Yo sé que no te importa…

Perogrulladas de la gestión para la represión invertida

Acá la policía de tránsito reprime al revés, al dueño del auto se le reprime cobrándole coimas y demás…la Policía de tránsito está para hacer cumplir algunas leyes y para poner orden en la calle. 

Sobre esto podemos hablar décadas, milenios, pero hay que recordar que la gestión del riesgo es un proceso social y de planificación orientado a evitar la generación de nuevos riesgos (gestión prospectiva), a reducir las condiciones de riesgo ya existentes (gestión correctiva) y a reducir los daños y costos asociados a las emergencias y aumentar la resiliencia de la cual hablábamos ayer como la gestión reactiva (Marco de Sendai, definición de gestión del riesgo).

Salta a todas luces que la policía de tránsito y los guardias municipales solo ejemplifican sus años de estudio en el instituto policial para corroborar en sus acciones callejeras medidas correctivas nada más, pero como decíamos en un comienzo, al revés. La represión invertida es el slogan de estos impresentables.

No hay seguridad por los cuidacoches. ¿Quiénes son los cuidacoches para fomentar las dádivas de los automovilistas y para erigirse en los dueños y señores de las zonas de estacionamiento por las que el ciudadano paga con sus impuestos?

Esto no es caridad. Es robo. Estos cuidacoches no pagan impuestos como el ciudadano trabajador que quiere una noche ir a calmar su estrés tomándose una buena birrita o comiendo un rico sándwich de milanesa..

Así te reciben los cuidacoches todos los días, de mañana, tarde, noche y madrugada. 

«Si no me pagás te rayo el auto, si no me pagás te desinflo la rueda, si no me pagás te rompo el parabrisas, si no me pagás te dejo que te roben lo que hay dentro o el mismo auto…»

Y los limpiavidrios son iguales o incluso, peores.

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *