¡Que reviente todo!

¡Que reviente todo!

Este person autodenominado profeta T.B. Joshua, ha logrado más cosas en dos miserables días en nuestro país que lo que han logrado muchos en más de 30 años desde que fuera derrocado el Gral. Stroessner, incluidos los dipuchorros, senarratas y los de la Comuna Capitalina…depredadores en el peor sentido del término, hijos de la envidia y el rencor marchitados en sus mentes torturadas).

Este «profeta nigeriano y exorcista»…en dos días logró más cosas que nuestros políticos en los últimos 30 años en Paraguay…los racionalistoides y ateos o «disque tales» para variar, histeriqueando por las redes sociales y en cuanto programa de chimentos puedan ser invitados por los amiwis.

El paraguayo no puede ver a un hombre exitoso, «y si las mentiras hoy en día la gente compra con celeridad, dejémosle a esa gente que compre mentiras por esperanza en este patético mundo de mierda». Como bien sabemos que lo hacen en la Iglesia Universal del Reino de Dios donde se venden hasta mechones de cabello de Jesucristo que fueron cortados en la misma colina del Gólgota…

Una persona que puede con mentiras ganar dinero es una persona inteligente y exitosa. Llena estadios con mentiras y gente que quiere que se les mienta…Tanta gente llama «chanta estafador» al Pastor nigeriano pentecostal…sin embargo bien que en todas las elecciones van directo al matadero del cuarto oscuro a morir como los borregos que son votando a sus capangas y capos politiqueros a cambio de «espacios políticos», o peor, «arreando» a otros animales para que vayan a votar en las elecciones por bolsas de papas y pan trincha con moho.

Dejen de criticar y hagan autocrítica un poco.

Al menos eso es lo que puede importar en estos tiempos…están los que mienten, pero para que existan esta clase de «profetas de la mentira» también deben existir personas que quieran ser estafadas o que acepten esas mentiras como un mal menor en sus vidas de morondanga.

Este profeta ha demostrado muchas cosas de nuestra pueblerina forma de ver al mundo, mientras tanto un espectáculo gigantesco, el mejor circo del mundo está de paso por Paraguay, algo completamente raro, para unga bungas como nosotros y nadie va.

Vivimos según nuestras falencias. Y todo nos falta. Nada nos llena. Seres malignos los paraguayos, necesitan de un gran exorcismo. 

Vamos profeta exorcista; extirpa al demonio de nuestro país. 

(No hay nomás dinero que pueda pagar semejante acción bienhechora). Plop.

Gabriel Ojeda

Informacion

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *