El Parlante

Periódico Académico de Divulgación, Ciencia & Tecnología y Opinión de la Realidad Nacional, con óptica universitaria y patriótica.

Stand Up and Teleprompter Show con Tereré incluído Yo sé que no te importa…

Sobre la crítica de muchas personas al deporte llamado fútbol en Paraguay

Me llama la atención que tantas personas fustiguen el fanatismo del hincha de fútbol, y es que hay dos especies, el hincha barra brava y el hincha inteligente que admira el talento de los futbolistas y su empeño en sobresalir…al fin de cuentas el deporte es algo muy serio que engrandece el espíritu y aleja de las drogas y la delincuencia a muchos compatriotas…abordaré este tema desde la antigüedad clásica…

Las antiguas olimpiadas griegas eran la pausa durante las guerras…todo el mundo, amigos y enemigos se unían favoreciendo con su fanatismo a los mejores atletas de sus respectivas regiones de la hélade…lanzamiento de jabalina, maratón, natación, tiro, halterofilia, lanzamiento de disco, salto con garrocha, arco y flecha, etcétera, etcétera, etcétera…una vez terminadas esas olimpiadas continuaba la carnicería…y no se olviden que el deporte, en todas sus variantes es «cuerpo sano en mente sana»…si todos nosotros admiramos el valor, la entereza y la gran calidad de grandes jugadores de todos los deportes es porque cada uno se ve reflejado en ellos, capaz por circunstancias de la vida no pudimos jugar determinado deporte…en mi caso me di el lujo de jugar de todo…lo único que no jugué fue badmington…por el hecho de que en Paraguay en mi época juvenil no se jugaba aún…ahora sí hay…me extraña que las personas en este país continúen pensando que ser fanático de algún deporte o ser aficionado -como mejor me gustaría que me tilden y que les tilden a muchos a quienes conozco- sigan pensando que la afición es fanatismo y que, de manera inconsecuente se tiren contra el deporte…en fin.

Aquí «jugar» se transforma con el tiempo en «práctica» y la «práctica» con el tiempo pasa a ser «práctica profesional»…ya que los deportistas ganan dinero con ello…

En los años ochentas recuerdo muy bien que el tenis con Víctor Pecci hacía que todos los paraguayos nos fanaticemos por el tenis y estuviese paralizado el país mirando sus grandes hazañas o cuando el Toro Giménez enfrentaba a Mano de Piedra Durán en el 87 o perdía con Joe Calzaghe en el 98…o cuando madrugábamos los perros para ver la derrota lamentable del seleccionado nacional sub 23 en las olimpiadas de Atenas 2004 ante Argentina o cuando hace poco el equipo paraguayo de ajedrez lograba un importante puesto en las olimpiadas pasadas de ajedrez o Axel Bachman hacía tablas con Hikaru Nakamura; el deporte no es joda y es mejor ser fanático de algún deporte o de todos ellos o de algún club o asociación deportiva que fanatizarse por la religión o la política…

Después de todo, el deporte es acción durante el ocio…trabajamos sin trabajar nuestro cuerpo para las diferentes disciplinas y eso es mejor que acostarse en el sofá a mirar cómo pasa el tiempo…aunque ello sea puretote también…no hacer completamente nada y solamente pensar…pero eso es para otro tipo de gente…

Al fin de cuentas el deporte en cualquiera de sus disciplinas engrandece el espíritu y nos hace ser mejores personas…aparte de mejorar la salud…que no es poca cosa…y eso está comprobado científicamente…

DEJA UNA RESPUESTA

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *