Criptoactivos, monedas virtuales, criptomonedas y activos criptográficos (TERCERA PARTE)

Criptoactivos, monedas virtuales, criptomonedas y activos criptográficos (TERCERA PARTE)

BLOCKCHAIN Y TECNOLOGIA DE CONTABILIDAD DISTRIBUIDA (DLT).

El origen del blockchain o cadena de bloques está íntimamente asociado a la tecnología de contabilidad distribuida (DLT), en inglés DISTRIBUTED LEDGER TECHNOLOGY (también llamada contabilidad compartida o registro distribuido). Es por esto que ambos términos (blockchain y DLT) suele utilizarse como sinónimos y, aunque en ciertos contextos pueda aplicar, los cierto es que existen diferencias entre ambos.

Ambos son libros de registro digitalizados y descentralizados. La tecnología de contabilidad distribuida (DLT) es anterior y está en el origen de la tecnología Blockchian que introduce Bitcoin. Esta cadena de bloques es, en esencia, una DLT. Lo que caracteriza a blockchain (y lo diferencia de la tecnología de contabilidad distribuida tradicional) es que consiste en una cadena de bloque de datos, que no es una estructura original de los registros distribuidos.

Un registro distribuido es simplemente una base de datos distribuida entre diferentes nodos que controlan tantos los datos que se incluyen como el flujo de la información. Por ello esos datos se pueden registrar de diferentes maneras en cada tipo de registro DLT.

La tecnología DLT o de registro distribuido, como su nombre lo indica, es distribuido, es decir, está repartido en diferentes nodos o bases, encargados de registrar las operaciones. El registro es descentralizado, por cuanto todos registran y comparten copias en los distintos nodos de la red. La información es digital; no hay registro físico, y los datos se sincronizan, se replican y se comparten entre todos.

Es decir, la tecnología DLT proporciona una hoja de cálculo compartida (distributed ledger) similar a un libro mayor contable pero distribuido entre todos los participantes de la red, lo cual permite contar con registros públicos, completos e inalterables del historial de transacciones en forma segura.

Si bien el registro funciona en una red descentralizada, puede, según los casos, existir una figura central con el rol de administrador para establecer la estructura organizativa del sistema y quienes están habilitados para integrar la red (DLT con permisos); hay una autoridad central verificadora y árbitro. Aun así, el registro de las transacciones sigue siendo descentralizado o la versión plenamente descentralizada es cuando cualquiera puede ingresar a la red (DLT sin permiso).

Como ya hemos explicado antes, cuando el registro es blockchain, únicamente se permite añadir, agregar nuevos datos, pero no se pueden cambiar o suprimir los datos que ya fueron grabados en los bloques, por lo que cada transacción queda en el historial y se encadena en una secuencia particular a partir del hash o sello de tiempo. Por eso se dice que esos rasgos convierten los registros blockchain en una tecnología transparente sobre todo para registrar de manera distribuida a operaciones financieras.

En resumen: la cadena de bloques o blockchain es una base de datos compartida. Tiene trazabilidad, ya que todas las acciones que ocurren dentro de la red quedan registradas online y de manera digital. Es un registro distribuido, ya que la información no se guarda en un solo lugar, sino que cada participante de la red cumple la función de registrador y almacena una copia para garantizar la inalterabilidad, lo que le da confiabilidad por cuanto la adulteración de una sola copia no tiene sentido: resulta necesaria una modificación de todas las copias.

La característica distintiva se la da el cifrado HASH, ya que está protegido por claves de seguridad como medida de inviolabilidad.

El registro puede funcionar sin permiso (cualquiera se integra a la red) o con permiso (sistema cerrado para participar se necesita autorización).

Por último, hay que decir que la blockchian nació subyacente al botcoin, pero hoy día se INDEPENDIZÒ de la criptomonedas, por cuanto es una tecnología aplicada a diferentes usos tales como finanzas, derecho, salud, registro estatal (sin ir más lejos libros cantables, sociedades online de la sociedad por acciones simplificadas SAS).

Hoy en día pueden existir DLT que no necesariamente sean BLOCKCHAIN. DLT es el género, y blockchain es la especie.

CRIPTOMOENDAS Y TOKENS CRIPTOGRAFICOS.

Mencionamos antes blockchain como la tecnología que surge con Bitcoin, por lo que originalmente se ideó como una forma de dar seguridad, transparencia y descentralización a un método de pago punto a punto, pero, como ya hicimos referencia, la tecnología siguió avanzando y los desarrolladores fueron invocando y ampliando las posibilidades de la utilización de la tecnología blockchain, dándole usos diversos y creando otro tipo de aplicaciones para el mercado criptográfico.

Hoy ya se habla de la «tokenización» de la economía y del mundo físico (tokenomics). Este es un proceso que consiste en transformar activos del mundo real digitalizándolos y convirtiéndolos en TOKEN (cuya traducción es ficha). Ese token digital tiene como subyacente un activo físico, pero, a partir de su digitalización, lo que permite es asociarlo a una cadena de bloques. Esto le otorga la ventaja de poder transportarlo fácilmente – por ejemplo-, en un Smartphone- y comercializarlo a través de esa cadena de bloques en cualquier lugar del mundo en forma casi instantánea. Como utilizan criptografía, se denominan CRIPTOTOKENS.

Estos criptotokens tienen la ventaja de que es mucho más sencillo crear un token que todo un sistema blockchain. Muchas blockchains son de código abierto, lo que da la posibilidad de crear tokens, incorporándolos a una cadena de bloques existentes.

Los primeros criptokoens que se desarrollaron lo hicieron utilizando la red blockchain de Bitcoin y se llamaron COLORED COINS; otra plataforma de creación de tokens es COUNTERPARTY. Sin embargo, a partir de la plataforma blockchain de Ethereum, empezó la expansión en la creación de token.

Esos token pueden tener por fin instrumentar medios de intercambio, pero no es si única función: también pueden representar digitalmente un activo físico –inmueble, producto, materias primas, cuadro de arte‒ DERECHOS DE PROPIEDAD INTELECTUAL, derechos creditorios‒ tokenización de créditos hipotecarios y garantías, así como digitalizar cualquier otro derecho u objeto con valor económico.

El concepto de token es más amplio que el de criptomonedas, ya que pueden tener otras funcionalidades diferentes a la de servir como un medio de pago. Los token pueden tener muchas más funciones que las de una moneda digital, tales como automatizar los pagos en los llamados contratos inteligentes; también se utiliza para hacer funcionar dispositivos IoT o para permitir el desarrollo autónomo de otras aplicaciones descentralizadas. (IoT, internet de las cosas, es un concepto que se refiere a una interconexión digital de objetos cotidianos a una red. Esa red puede ser pública o privada y puede usar una red de internet. Es la interacción de maquina con máquina, sin intervención humana (M2M), por lo que es un proceso de comunicación entre dispositivos.

Fuente de la imagen: https://smart-lighting.es/
Fuente de la imagen: https://smart-lighting.es/

La diferencia está en sus funciones, pero también en su estructura. Si bien comúnmente se llama token al archivo digital de la plataforma de una criptomoneda, – es decir a la moneda nativa COIN-, en rigor técnico, los token criptográficos se basan en la blockchain de un tercero y carecen de un sistema o plataforma propia, como sí lo tienen las criptomonedas.

También quedarían incluidas, dentro de la categoría de tokens, las APPCOINS, es decir, las monedas de aplicación que también sirven como medio de cambio. Pero, a diferencia de las criptomonedas, son para un microsistema determinado; no tiene vocación de uso universal. En el caso de las APPCOINS, los desarrolladores pueden vender o regalar ese token a las personas que desean utilizar el servicio o a quienes desean apoyar su desarrollo. El usuario tiene que usar esas monedas para comprar artículos dentro de las tiendas de aplicaciones que lo acepten.

Esta variedad de productos criptográficos abre paso a un nuevo concepto: el de criptoactivos, omnicomprensivo de una multiplicidad de activos criptográfico, con subtipos o subclasificaciones. Uno de estos subtipos lo constituyen las criptomonedas.

En otras palabras, los token o criptotokens son desarrollados en tecnología blockchain; tienen diferentes funciones, incluso fuera del campo económico, mientras que las criptomonedas son pensadas para servir como medio de cambio económico con vocación de utilización universal o masiva.

CRIPTOMONEDAS MINABLES.

Según la forma en la que sean suministradas las monedas, podemos distinguir criptomonedas minables y no minables.

Las criptomonedas minables son aquellas en las que sus unidades de cuenta son creadas a partir de un proceso de extracción de cálculos matemáticos. Este proceso de denomina minería. De esta manera, se hace un paralelismo entre la actividad de extracción de metales o minerales preciosos con la actividad de extracción de cifras y cálculos matemáticos complejos que se realizan para validar, verificar y extraer la moneda digital.

La minería de criptomonedas se pude conceptualizar como la actividad mediante la cual se generan nuevas criptomonedas a través de complejas formulas algorítmicas, por medio del uso de IA, la vez con esa misma técnica se confirman las transacciones en una red blockchain.

Tres de la criptomonedas más populares (bitcoin/litecoin/ether) se valen de proceso de minería. Mencionamos estas a modo de ejemplificativo, porque hay muchas otras criptos minables.

A su vez, la forma en que se realice el proceso de minería dependerá del algoritmo que utilice la red para alcanzar consenso distribuido: prueba de trabajo (proof of work) es el utilizado por los protocolos Bitcoin, Litecoin y Ethereum. Aunque hay que aclarar que, en el caso de Ethereum, sus desarrolladores están evaluando cambiar a prueba de participación (proof of stake). A quienes forman parte de la red y aplican la minería se los denomina mineros, ya que son ellos los que con sus equipos de alta tecnología con poder de procesamiento (CPU, GPU O ASIC) garantizan la integridad del registro. Conviene aclarar que mineros son las personas que utilizan el equipo para la minería. Cuando se hace referencia al aparto, se denominan equipos mineros.

Para eso utilizan los protocolos criptográficos que aseguran que la contabilidad de las transacciones en criptomonedas (llevada digitalmente en la blockchain) sea segura gracias a su actuación en el proceso. Su trabajo en la red consiste en hacer correr el software que se encarga de decodificar la cadena de bloques y registrar las operaciones mediante la función HASH.

Como se utiliza blockchain, los datos son codificados y decodificados entre múltiples ordenadores ubicados en distintos lugares del mundo. A su vez no es suficiente que un minero valide la operación: es necesario que un número de mineros también le den su aprobación a la transacción (la cantidad de verificaciones depende de cada especie de criptomoneda). El sistema se basa en la desconfianza mutua, por lo que cada minero revalida la verificación efectuada por el otro minero.

Todo este proceso es complejo e insume un costo elevado. Las computadoras tienen que tener determinadas condiciones técnicas, y no cualquier fabricante las provee. Hay unas pocas empresas que se dedican a fabricar estos equipos que, dicho sea de paso, son costosos.

Como la red es pública y sin permisos para incentivar y compensar la participación de los mineros, (si bien pueden cobrar comisiones por la transacción a validar), el sistema prevé que se genere como recompensa fracciones de criptomonedas, que se denominan subsidios, por cuanto dicho pago está subsidiando la seguridad de la red. Sin su intervención, el sistema no funcionaria, ya que no tendría la robustez necesaria que asegure se confiabilidad.

Alfonso Dos Santos Heisecke